Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Dos mujeres recibieron cada una seis azotes en una sala judicial atestada de público en el norteño estado de Terengganu, uno de los más conservadores de Malasia.

Vestidas de blanco y con el velo tradicional, recibieron el castigo y una multa de aproximadamente 800 dólares. La de 22 años de edad rompió a llorar, mientras la de 32 logró mantenerse imperturbable, de acuerdo a la descripción de un periodista que logró ingresar a la sala.

Necesitamos mostrar que el Islam no es una religión sin compasión que avergüenza a la gente con duros castigos, añadió el jefe del gobierno malasio.

La pareja fue encontrada sosteniendo relacione sexuales en un vehículo estacionado en una plaza pública el pasado mes de abril, y la decisión judicial y el castigo ocurrieron el pasado lunes.

Cabe señalar que la federación de Malasia tiene un sistema jurídico dual por el cual algunas materias, como las vinculadas al Islam, son legisladas por los diferentes gobiernos estatales; mientras que grupos en favor de los derechos humanos calificaron de cruel e injusto el castigo y alertan del retroceso en Malasia de los derechos de la comunidad LGBT y el auge de la intolerancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *