Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Los muertos por la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala se elevaron este lunes a 65 mientras el cráter seguía despidiendo una nube ardiente de gases y rocas, en el mayor desastre causado por el estratovolcán en más de cuatro décadas.

La explosión del domingo, que dejó además cerca de 300 heridos, arrojó ríos de lava y lodo a zonas aledañas y una lluvia de cenizas sobre la capital del país centroamericano.

Los equipos de rescate luchaban en condiciones peligrosas para encontrar cuerpos debajo de la ceniza y barro que descendieron desde el volcán, uno de los más activos de Latinoamérica.

Algunos llevaban cuerpos envueltos en telas y bajaban en fila por algunas colinas.

Las casas, carreteras y árboles en la parte baja del volcán estaban cubiertos de una capa color gris y marrón, según imágenes de televisión y testigos de Reuters.

La erupción del domingo fue la más grande en 44 años, lo que llevó al cierre del principal aeropuerto de Guatemala y arrojó cenizas en miles hectáreas de cafetales en las laderas del volcán, lo que habría afectado al 0.9 por ciento de la producción de café, según la asociación nacional de productores.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) dijo en la tarde del lunes que la cifra de fallecidos se incrementó a 65, de los cuales apenas 13 han sido identificados.

Las labores de rescate se veían dificultadas por las constantes explosiones en el cráter del volcán, que expedía columnas de ceniza que trepaban hasta 10,000 metros de altura y llegaban a unos 40 kilómetros.

“Sólo tengo dos hijos que me encontré con ellos anoche, pero mis dos hijas mujeres, mi nieto (…) están desaparecidos junto con toda mi familia”, dijo entre llantos Eugenia García en El Rodeo, una de las comunidades más afectadas por la erupción.

Un testigo de Reuters cerca del volcán contó que más personas habían sido evacuadas en un perímetro de más de ocho kilómetros del sitio después de la última explosión.

El Volcán de Fuego, uno de los varios activos en la nación, se encuentra cerca de la ciudad colonial de Antigua, patrimonio mundial de la UNESCO que ha sobrevivido a varias erupciones.

Las autoridades, que decretaron tres días de duelo, dijeron que la erupción ha dejado hasta ahora 1.7 millones de personas afectadas, 3 mil 271 evacuadas y 46 heridas trasladadas hacia centros asistenciales.

Imágenes de la televisión mostraban a cientos de personas caminando por calles de zonas afectadas, cargando sobre sus hombros los féretros de sus familiares fallecidos, mientras que en otras localidades muchos esperaban afuera de morgues para poder ingresar y reconocer a sus seres queridos.

“Yo estoy aquí porque perdí a mi hermana, dos sobrinas y cuñados. También desaparecieron más de 10 personas de la familia de mis tías y sus hijos, mis primos”, dijo Sandra Rivas, una ama de casa que esperaba desconsolada la entrega de cuerpos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *