Publicado en Destacado, NACIONAL.

La eliminación del fuero constitucional podría simple y llanamente abrirle la puerta no sólo a la impunidad, sino a un país que se aleje cada vez más del ideal del Estado de derecho, lo que podría derivar en una situación peligrosa y en una propuesta demagógica, aseveró el director de Área de Posgrados de la Facultad de Derecho de la Universidad Panamericana, Rafael Estrada Michel.

En entrevista con Notimex, subrayó que el fuero debe entenderse como un privilegio procesal que inició para los parlamentarios, y que se ha extendido a otros servidores públicos que requieren de cierta autonomía para la toma de decisiones.

“Cuando las organizaciones de la sociedad civil dicen vamos a acabar con el fuero, o los candidatos lo manifiestan en sus propuestas, a mi modo de ver electoreras, lo que están haciendo es no mencionar la importancia de la figura, y esto puede implicar que perdamos las ventajas que sí tiene, como la protección de decisiones de los integrantes de órganos constitucionales autónomos”, explicó el experto en derecho constitucional.

Entrevistado vía telefónica en Pisa, Italia, consideró que el recurso constitucional solo debería tener algunas modificaciones, más no ser eliminado. En este sentido, apuntó que la reducción del número de servidores públicos que ostentan el privilegio debería ser menor, o que éste no tenga validez cuando se sorprenda en flagrancia al funcionario que incurra en un delito.

De acuerdo con el experto, el fuero es un privilegio constitucional que evita que servidores públicos de alto rango sean detenidos o presos, excepto en los casos que determinan las leyes, o procesados y juzgados sin previa autorización del órgano legislativo al que pertenecen: parlamento, congreso o asamblea.

Sin embargo, esta inmunidad permite también mantener el equilibrio entre los poderes del Estado en los regímenes democráticos, y salvaguardarlos de eventuales acusaciones sin fundamento, lo que permite que cada senador o diputado dé su opinión o levante la voz en contra o a favor de algún tema, con toda libertad, y sin temor de ser juzgados o reprimidos por ello.

Quiénes pueden hacer uso de este privilegio son los diputados y senadores del Congreso de la Unión, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral, consejeros de la Judicatura Federal, secretarios de despacho, diputados a la Asamblea del Distrito Federal.

También, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el fiscal general de la República y el procurador general de justicia capitalino, el consejero presidente, y los consejeros electorales del Consejo General del Instituto Nacional Electoral.

Estrada Michel puntualizó que el fuero presidencial en realidad no existe, o no existe como tal, ya que la declaratoria de procedencia se refiere a los funcionarios específicamente nombrados en el texto constitucional, mientras que en el caso del presidente en realidad, más que un privilegio procesal, lo que existe es una inmunidad procesal.

Finalmente, recordó que la eliminación del fuero constitucional es un error, “porque podemos caer en un mundo todavía peor, la solución pasa creo yo por darle una operatividad o procesal concreta, que sirva para mantener el ámbito de la autonomía de quienes tienen que ser autónomos, mientras no lo probemos en la práctica, la verdad es que todas las propuestas de eliminar el fuero no dejan de ser un buen deseo electorero y nada más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *