Publicado en Destacado, ESTATAL.

El obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, que se reunió con integrantes de dos grupos del crimen organizado para pedirles que ya no secuestren ni asesinen busca la paz, afirmó el vocero de la diócesis católica de Veracruz, Víctor Díaz Mendoza.

“A veces tienes que encontrarte con gente que vive una situación como con las que él se encontró para invitarlos también a apaciguar las cosas, a irlas haciendo diferentes, ser intermediarios entre el gobierno y ellos, entre la sociedad y ellos”.

Sostuvo que los ministros de culto tienen que buscar la paz y la conciliación, tratar de hacer que la situación de la población mejore en el bien común, por lo que no ve que haya hecho algo malo.

¿En Veracruz algún cura estaría permitido para dialogar con delincuentes?

“Claro, estamos abiertos a buscar la paz, la conciliación; ahora que haya uno no sé, es un trabajo que se hace a nivel personal pero en nombre pero es en nombre de la Iglesia, entonces es un trabajo que hacemos y no tenemos porqué andarlo proclamando”.

Dijo que conoce personalmente al obispo de Guerrero quien siendo niño fue acólito de José Guadalupe Padilla Lozano cuando era párroco del Santuario de Guadalupe en Guadalajara, Jalisco, y quien después estuvo en Veracruz.

“Nos encontramos con él cuando estaba en Tierra Santa, monseñor Rangel era sacerdote franciscano y pues le tocaron momentos difíciles allá en Israel, la cuestión de violencia, ese choque entre musulmanes y judías y él ahí en medio, con la misión de San Francisco de llevar la paz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *