Publicado en Destacado, NACIONAL.

La tarde de este jueves, cientos de ciudadanos y representantes de diversas Organizaciones No Gubernamentales de Tabasco realizaron una marcha por las calles de Villahermosa, en protesta por el asesinato de Alba Lisbeth Jiménez Chablé, una joven mujer de 24 años que presentaba ocho meses de embarazo. Ella y su bebé murieron acuchillados.

El pasado domingo por la noche, la joven embarazada salió de la ranchería Corralillo y abordó un pochimóvil para trasladarse a su casa del sector Valle Real, del fraccionamiento Pomoca de Nacajuca, ubicado en la zona conurbada de Villahermosa, Tabasco, como lo hacía habitualmente.

Su familia que la esperaba, se extrañó de que la joven no apareciera, y se dieron a la tarea de buscarla por los alrededores.

Después de horas de angustia y zozobra, el cuerpo sin vida de la joven embarazada fue localizado el lunes por la noche en un paraje cercano a Pomoca.

La mujer se encontraba desnuda, con huellas de golpes, violación sexual y múltiples cuchilladas en el abdomen, cuello y vientre. Su bebé de ocho meses también murió apuñalado.

Hoy los vecinos de Pomoca, sus familiares y amigos, así como ciudadanos de todos los rincones de la entidad salieron a las calles en protesta por este horrendo crimen.

La caminata inició frente a la Quinta Grijalva, residencia oficial del gobernador, donde los manifestantes realizaron un mitin exigiendo justicia para Alba y su bebé.

La marcha llegó a Plaza de Armas, frente al Palacio de Gobierno, donde los manifestantes colocaron rosas, cruces y veladoras no sólo por Alba Lisbeth sino por las decenas de mujeres asesinadas en los últimos meses.

Sólo de enero a octubre de 2017, en Tabasco un total de 21 féminas fueron asesinadas en forma sangrienta.

Una comisión integrada por cuatro mujeres entró al Palacio de Gobierno, donde fueron atendidas por funcionarios públicos.

De manera paralela, la directora del Instituto Estatal de la Mujer, Leticia Romero, aseguró que Tabasco está en alerta por los crecientes feminicidios.

El hecho de que se esté violentando de esta manera a una figura sagrada para la cultura mexicana, como es una madre, habla de la gran descomposición y enfermedad que atraviesa la sociedad mexicana”, dijo la funcionaria estatal.

Romero indicó que este año ya se registraron ocho feminicidios, según los reportes de la Fiscalía General del Estado de Tabasco, y 23 en 2017, “lo que habla de que un recrudecimiento en este tipo de crímenes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *