Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La Casa Blanca pidió hoy a los medios de información mantener a Baron Trump, hijo menor del presidente Donald Trump, fuera de la intensa cobertura noticiosa generada después de las revelaciones de infidelidad de parte del mandatario.

El exhorto de Stepehanie Grisham, secretaria de prensa de la primera dama, Melania Trump, se produjo después que una de las mujeres que asegura haber sostenido relaciones sexuales con Trump dijo haber sido amenazada para guardar silencio.

“Aunque la prensa está disfrutando especulación y salaces chismes, me gustaría recordar a la gente que hay un menor cuyo nombre debe ser mantenido fuera de las historias de noticias cuando sea posible”, pidió Grisham en su cuenta de Twitter.

El pedido contrastó con el silencio del mandatario, quién ignoró una pregunta al respecto el domingo, a su regreso a la Casa Blanca de su club de Mar-a-Lago, sin estar acompañado por la primera dama, quien como lo hizo el viernes, viajó por separado.

Sin embargo, el mandatario pareció aludir el ciclo noticioso en torno a sus supuestas infidelidades después de las entrevistas que por separado ofrecieron dos mujeres que aseguran haber sostenido relaciones sexuales con él, ya estando casado.

“Tanta noticia falsa. Nunca como antes más voluminosa y más imprecisa. Pero a pesar de todo, nuestro país lo está haciendo bien”, dijo el mandatario en un mensaje en su cuenta de Twitter.

En la última entrevista, difundida el domingo por el programa “60 Minutos” de la cadena CBS, la actriz porno Stormy Daniel denunció haber sido víctima de una amenaza directa después de hablar con una revista sobre su relación con Trump en 2011.

Daniels reveló que después de salir de un gimnasio con su pequeña hija, un sujeto se le aproximó y le pidió que dejara en paz a Trump, y viendo hacia la menor, le dijo que “sería muy malo si algo le pasara a su mamá”.

Cinco años después, en 2016, semanas antes de las elecciones presidenciales, Michael Cohen, abogado personal de Trump le pagó a Daniels de su propio bolsillo 130 mil  dólares para que no hablara de sus relaciones con el entonces abanderado presidencial republicano.

Expertos coinciden que si el pago fue hecho para proteger a Trump o a su campaña presidencial, y no fue reportado a la Comisión Federal Electoral (FEC), representa una violación de las leyes de financiamiento electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *