Publicado en Destacado, NACIONAL.

 CIUDAD DE MÉXICO

Los años de ausencia de héroes o heroínas en México terminaron en los últimos días, ya que las labores de búsqueda y rescate por parte de perros de la Secretaría de Marina, de la UNAM, de la Policía Federal, entre otras instituciones, tras el sismo del pasado 19 de septiembre, han provocado que éstos hayan sido adoptados por millones de mexicanos como “los perritos héroes”.

Esto ha desatado una gran admiración para estos animales que arriesgan su vida para buscar de entre los escombros de edificios o casas a personas vivas o bien, los restos de algunas víctimas.

El caso más emblemático es el de “Frida”, que con un visor para proteger sus ojos y cojinetes en sus cuatro patas es una integrante de las Fuerzas Armadas, ya que en cada operación porta su chaleco de la Marina Armada de México.

A lo largo de su carrera como rescatista, esta perra de raza Labrador, en compañía de otros canes, ha logrado salvar la vida de más de 50 personas, por lo que cada vez que se le observa laborar, los mexicanos tienen una sensación de esperanza.

A su lado, hay otros binomios caninos, como “Eco” y “Evil”, perros Pastor Alemán, que principalmente han trabajado a lado de marinos en comunidades de Oaxaca afectadas por el sismo del pasado 7 de septiembre.

“Kublay” es otro can destacable, ya que en sus ocho años como miembro activo de la Policía Federal ha encontrado a 70 víctimas en zonas de desastre no sólo en México, también en países como Ecuador, Haití, y otros países del mundo.

También el agente canino de nombre “Ariel” ha sido un héroe al ayudar al rescate de 13 personas e incluso se corrió el rumor que había muerto aplastado por una loza durante una operación; no obstante, esto fue mentira. Es parte del mito de los héroes.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es una institución que no sólo ha dado premios Nobel, grandes investigadores y científicos, también de ella surgen pequeños héroes de cuatro patas como “Hueso”, que fue abandonado y en 2010 la máxima casa de estudios lo salvó.

Este perro mestizo es parte de la Unidad de Rescate Canino de la UNAM y junto a “Mina”, “Gala”, “Gery” y “Baco” han ayudado en las labores de búsqueda y rescate en la Ciudad de México.

El Pastor Belga, “Chichí”, es un refuerzo más de una brigada de rescatistas de Chihuahua, y fue gracias a éste que Érick, un joven que quedó entre los escombros de un edificio en las calles de Medellín y San Luis Potosí, en la colonia Roma, logró sobrevivir.

Estos son algunos de los tantos héroes de cuatro patas a los que el pueblo de México, en incluso el mundo, aplaude su labor durante la crisis que atraviesa el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *