Publicado en Deportes, Destacado.

CIUDAD DE MÉXICO.

Alex Gregory vivió una travesía que jamás olvidará. No sólo por haber tenido una expedición benéfica en el Ártico, sino por lo que vivió en el transcurso y la forma en que ahora valorará la vida.

Ganador de medallas olímpicos en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, el remero inglés emprendió la aventura junto a unos compañeros.

A través de las redes sociales, Gregory relató que nunca estuvo tan mojado y con frío.

Está calando hasta mis huesos, es imposible escapar del frío. Dos grados, 99 por ciento de humedad, nada se seca. Es como si tuviera alfileres y agujas en cada uno de mis dedos, y cada par de calcetines que tengo está mojado. Las botas que llevo están llenas de agua helada todo el tiempo. No tengo ninguna duda de que voy a apreciar mucho más las cosas simples en la vida”, dijo.

El ganador de cinco campeonatos del mundo también subió una imagen de sus manos, que muestra cómo quedaron tras tener los guantes húmedos.

Las ampollas nunca han sido un problema, pero la humedad se filtró en la piel. ¡Ha sido una experiencia increíble! Pero tengo muchas ganas de estar en casa…”, señaló.

La expedición que comenzó el pasado 20 de julio tuvo que llegar a su fin por las malas condiciones de visibilidad y el frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *