Publicado en Destacado, ESTATAL.

CARLOS GONZALEZ ALONSO, San Juan Evangelista, Ver.- De al menos cinco disparos fue privado de la vida el mecánico de motos y taxista Ángel Capistrán Facundo, esto cuando esperaba un “raid” para dirigirse a su domicilio, cercano a donde se dieron los hechos, por lo que personal de Servicios Periciales y Policía Ministerial, tomó conocimiento ordenando el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense de la ciudad de Acayucan.

Los hechos se dieron alrededor de las tres de la mañana de este domingo en la comunidad de Campo Nuevo, perteneciente a este municipio ribereño, cuando taxistas reportaron que un coleguita había sido atacado a balazos y al parecer ya estaba muerto, tirado a orillas de la carretera Transístmica, tramo Sayula de Alemán a Jesús Carranza, por lo que acudió la policía municipal para verificar y avisar a su vez a las autoridades correspondientes.

Carlos Alberto Capistrán Aguilar, padre del hoy finado, mencionó que su hijo Ángel Capistrán Facundo contaba con apenas 23 años de edad y tenía su domicilio conocido en la comunidad de Loma Bonita, perteneciente al municipio ribereño, distante unos diez minutos de donde lo ejecutaron, indicando que el sábado por la tarde él invitó a su hijo a ir de compras a la ciudad de Acayucan pero éste le dijo que prefería quedarse en casa a descansar, por lo que él viajó a la ciudad y al regresar a casa ya no vio a su hijo, mismo que se dedicaba a la reparación de motos y de vez en cuando agarraba un taxi para ayudarse económicamente.

Fue alrededor de las dos de la mañana cuando le hablaron para indicarle que su hijo estaba muerto, tirado a orillas de la carretera en la comunidad de Campo Nuevo, por lo que arribó para llevarse la desagradable sorpresa.

En torno a los hechos, coleguitas que presenciaron los hechos, mencionaron que Ángel se encontraba parado frente a la escuela primaria de la comunidad, esperando un aventón hacia su domicilio, cuando sujetos armados y viajando en un auto compacto, se pararon frente a él para dispararle en varias ocasiones.

Mientras los sicarios huían con rumbo desconocido, el mecánico quedaba tendido en el piso en un charco de sangre, recibiendo cuando menos cinco impactos de bala, por lo que el cuerpo fue trasladado al servicio médico forense de la ciudad de Acayucan para la necropsia de rigor.

Fuente: El mañanero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *