Publicado en Destacado, ESTATAL.

Leonor y Bernardo salvaron la vida durante el paso del huracán Franklin por la comunidad Higueras, perteneciente a este municipio.

Ellos se encontraban en la cocina después del impacto del huracán. Se disponían a tomar un café porque creyeron que ya la noche sería de calma. No obstante, de repente escucharon un ruido ensordecedor.

“Como una bomba”, dijo Leonora, quien comentó que solo alcanzó a agacharse a la espera de que ocurriera lo peor.

Bernardo Viveros García explicó que un viento huracanado del sur provocó la caída de un mangal, una palma, un naranjo y un nanche sobre su vivienda, destechando cuatro cuartos.

La casa, construida con block, soportó el peso de los árboles, lo que salvó a Leonor y a Bernardo de morir aplastados.

Bernardo estimó que la caída de los árboles sobre la vivienda ocurrió alrededor de la una de la madrugada pero aclaró que ya no durmieron el resto de la noche.

Personal de Protección Civil Municipal acudió a ofrecerles el traslado a un albergue pero optaron por quedarse.

Las habitaciones sobre las que cayeron los árboles quedaron llenas de ramas y hojas.

Al alba, Bernardo y Leonor tomaron los machetes para iniciar el retiro de los troncos con el apoyo de un amigo que acudió a socorrerlos, a la espera de que alguna autoridad acudiese en su auxilio.

Sin importar el riesgo, ella subió a lo alto de la estructura de su casa para partir los troncos gruesos que destruyeron parte de su patrimonio.

Fuente AVC/fcf  Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *