Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Una niña de cinco años recibió una multa de 150 libras esterlinas (195 dólares) por el consejo local de Londres. La falta cometida por la menor fue vender limonada en la calle sin un permiso de las autoridades.

Andre Spicer, padre de la niña, dijo que su hija aprovechó que cerca de su hogar se llevaba a cabo el festival de música Lovebox y decidió salir a la banqueta para vender limonada a los asistentes del concierto.

Cuatro funcionarios del consejo local se acercaron a la niña y le hablaron, mediante términos legales, que lo que estaba haciendo no se permitía y que necesitaba un permiso para vender su limonada, de lo contrario estaría violando los derechos de los negocios locales.

A la mitad de las indicaciones de los funcionarios, dijo Spicer, la niña comenzó a llorar y fue a contarle a su papá lo sucedido: “Hice algo malo, papá. Hice algo malo”. Cuando el padre le propuso que consiguieran el permiso que se necesitaba, la menor contestó: “Me da un poco de miedo”.
Spicer escribió un artículo sobre el incidente que apareció en el periódico Daily Telegraph y recibió cientos de comentarios y fue compartido en las redes sociales.
Este viernes, el consejo local decidió retirar la multa y se disculparon por lo ocurrido en un comunicado: “Lamentamos mucho lo sucedido.
Contamos con que nuestros agentes del orden demuestren sentido común y utilicen su autoridad de manera sensata. Evidentemente, eso no ocurrió esta vez”.

Fuente Agencias/fcf  Foto:  The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *