Publicado en Destacado, ESTATAL.

– Dejará que lo haga quien lo sucederá como Gobernador del Estado

Mensaje íntegro:

Xalapa, Ver., 7 de agosto de 2018

Muy buenos días, estimadas amigas, estimados amigos de los medios de comunicación.

Como lo anunciamos desde el día de ayer, voy a dar lectura a una declaración. Y si les parece bien, al terminar la lectura de la misma contestaré preguntas respecto de ese tema y, si ustedes lo desean, terminando ese tema pasaríamos a la acostumbrada ensalada después del tema central de la reunión.

Ésta es la declaración:

La Constitución Política de nuestro Estado establece que el Gobernador debe proponer al Congreso el nombramiento de magistrados del Tribunal Superior de Justicia; es una de las normas que regulan la división, la autonomía y el equilibrio entre Poderes.

La consolidación de esa autonomía ha sido uno de los logros relevantes de este Gobierno del cambio. Hoy, el Legislativo y el Judicial deliberan y resuelven en libertad, sin la intromisión del Ejecutivo, como antes sucedía.

La tentación de controlar a los otros Poderes es semilla del autoritarismo. La fuerza del Ejecutivo puede hacer que se rompan los equilibrios, el sistema de pesos y contrapesos, que es característico de los sistemas democráticos y republicanos de Gobierno.

Desde que rendí protesta como Gobernador, me comprometí a preservar la vida libre del Legislativo. Reitero, me comprometí a preservar la vida libre del Legislativo, del Judicial y también de los órganos que gozan de autonomía constitucional.

Hoy, en el nuevo Veracruz, democrático y apegado a la legalidad, ya a nadie extrañan los fuertes debates en el Congreso y los cuestionamientos al Ejecutivo. Como tampoco se extrañan de que el Gobernador haga uso de sus facultades de veto cuando considera que es indispensable para salvaguardar los intereses superiores de Veracruz; aunque algunos aún añoran el pasado en el que el Ejecutivo, omnímodo, decidía sobre todo y sobre todos.

Me comprometí a que Veracruz cambiara y ha cambiado. Mi compromiso con el cambio incluyó no conceder beneficio alguno fuera de la Ley, no orientar mis decisiones por sentimientos de amistad o por cualquier género de afecto o desafecto.

Me comprometí, por ejemplo, a no entregar notarías, placas y otro tipo de beneficios que antes se entregaban de manera habitual, común; beneficios o concesiones, como sucedió casi siempre. He cumplido y seguiré cumpliendo.

No haré nada que lastime la imagen de un Gobierno que se ha caracterizado por su limpieza y apego a la Ley.

Ése quiero que sea nuestro registro histórico y estoy seguro de que ése será nuestro registro histórico: un Gobierno que restableció el Estado de Derecho en Veracruz y se apegó siempre a las normas jurídicas.

Por ello, aun cuando la Constitución me faculta, estoy en tiempo para hacerlo y podría tener la mayoría en la Comisión Permanente para lograr el nombramiento provisional, he decidido no presentar al Congreso ninguna propuesta para el nombramiento de magistrados y dejar que lo haga quien me sucederá como Gobernador del Estado.

Él propondrá y será la siguiente Legislatura quien los designe. Espero que sus decisiones no sean sectarias ni autoritarias y que, al ejercer sus facultades, tenga siempre presente los intereses superiores de Veracruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *