Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su esposa, Melania, llegaron este viernes a Escocia procedentes de Londres para una estancia privada de dos días, durante la que se alojarán en uno de los campos de golf del mandatario, dentro de su primera visita oficial al Reino Unido.

El avión presidencial Air Force One aterrizó a las 20.26 hora local (19.26 GMT) en el aeropuerto Prestwick de Glasgow, al suroeste de la región británica, donde el dirigente estadounidense y la primera dama fueron recibidos por el ministro británico para Escocia, David Mundell.

Desde allí, la pareja se dirigirá al cercano complejo Trump Turnberry, que el ahora mandatario adquirió en 2014, para pasar un fin de semana dedicado al golf.

Tras entrevistarse y dar una rueda de prensa con la primera ministra británica, Theresa May, en su residencia de Chequers (sureste inglés), Trump y Melania presenciaron un desfile militar y tomaron el té con la reina Isabel II en el cercano palacio de Windsor.

Con estos actos, Trump dio por zanjada la agenda oficial en su primera visita al país, ya que no tiene ningún acto programado durante su estancia en suelo escocés.

Los Trump dejarán el Reino Unido el domingo próximo para viajar a Finlandia, donde el presidente estadounidense se entrevistará con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Trump es recibido en Escocia con varias protestas que se han convocado en los alrededores de sus dos campos de golf, así como en las principales ciudades.

Se espera que el acto más multitudinario sea la concentración organizada mañana ante el Parlamento escocés a las 12.00 hora local (11.00 GMT) que posiblemente contará con la presencia del “bebé Trump”, un globo que caricaturiza al presidente y que fue volado hoy en Londres en señal de protesta contra sus políticas.

La primera de las protestas en Escocia tuvo lugar hoy en Glasgow, la segunda ciudad, donde se congregaron miles de personas.

La Policía escocesa ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad, que cuenta con más de 5.000 agentes adicionales y cuyo coste ha sido cifrado en unos 5 millones de libras (alrededor de 5,6 millones de euros).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *