Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El jefe del equipo de buzos SEALS de la Marina tailandesa que ayudaron a 12 niños y a su entrenador de fútbol a salir de un complejo de cuevas inundadas dijo a los niños el jueves que “aprovechen al máximo” sus vidas y sean una fuerza para el bien.

El miércoles se conocieron las primeras imágenes de los niños, de entre 11 y 16 años, que se recuperan en un hospital en la ciudad de Chiang Rai, en el norte de Tailandia, y algunos, con máscara y ropa de hospital, hicieron el signo de “paz” a la cámara.

Funcionarios de salud dijeron que los niños pasarán al menos una semana en el centro médico y cerca de 30 días recuperándose en casa después de estar más de dos semanas atrapados dentro del complejo de cuevas Tham Luang, inundado por fuertes lluvias.

Trece buzos extranjeros y cinco del equipo SEALS de la Armada tailandesa guiaron a los niños y a su entrenador fuera de las cuevas, en una complicada operación de tres días que terminó el martes.

“Aprovechen al máximo sus vidas. Sean buenas personas, sean una fuerza para el bien para su país”, dijo el contralmirante Apakorn Yuukongkaew, comandante de la unidad SEALS de la Armada tailandesa, en un mensaje a los niños antes de abordar un vuelo desde Chiang Rai.

“¡Hooyah!”, gritó Apakorn antes de volar, utilizando un término naval para fortalecer la moral.

Imágenes divulgadas por los SEALS mostraron parte de las operaciones de rescate que cautivaron al mundo.

Los niños fueron mantenidos cerca de los buzos y permanecieron sin moverse para las partes del viaje en que tenían que desplazarse bajo el agua. Posteriormente, fueron llevados en camillas en los tramos secos hacia la entrada de la cueva.

El viceprimer ministro Prawit Wongsuwan dijo el miércoles que la operación no fue nada menos que un milagro y se permitió que las familias de los 12 muchachos los visiten.

Un comunicado del Ministerio de Salud Pública de Tailandia dijo el jueves que dos niños del primer grupo rescatado el domingo que fueron diagnosticados con una infección pulmonar se recuperaban bien. Tres jóvenes del último grupo rescatado tienen infecciones en un oído.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *