Publicado en Destacado, NACIONAL.

Diariamente cientos de migrantes deportados de Estados Unidos llegan a la frontera de Nogales, Sonora.

“Brincando el muro luego luego ya nos estaban viendo, ya nos estaban esperando”, dijo Mario, migrante de Jalisco.

“Ya cerca, a unas diez horas, las cámaras nos agarraron ahí en corto”, añadió Antonio, migrante de Hidalgo.

“Me agarraron ya casi llegando, nos quedamos sin agua, estábamos deshidratándonos, estábamos a punto de morir, pero gracias a Dios aquí estamos”, destacó Juan, migrante de Chiapas.

“En lo que va de este año aumentó casi un 80 %, es decir personas que tienen más de 5 años, 10 años, hasta 20 años están siendo repatriados, lo cual nos da un indicador que estamos recibiendo ahorita un 90 % de lo que recibíamos; recibimos 100, 120, 130 personas diariamente repatriadas, más los que vienen en tránsito”, explicó Juan Francisco Loreiro Herrero, director de albergue Don Juan Bosco.

Lorena y su esposo son originarios de Michoacán, pagaron dos mil dólares para cruzar hacia Phoenix, Arizona, pero fueron interceptados por la Patrulla Fronteriza casi al llegar a su destino.

“Nos siguió el de migración y corrimos, pero nos salió luego una patrulla y ya nos agarraron”, relató Lorena Arandas, michoacana deportada.

José Iván, originario de Morelos, vivía en Phoenix, Arizona. Pasó cuatro meses en una cárcel federal acusado de felonía, esto por haber regresado a Estados Unidos después de una deportación.

” Estuve cuatro meses y ocho días, cuando fui la Corte a la sentencia ahí me dijeron si te portas bien me iban a dar tiempo servido, que el mismo día me sentenciara el juez me podía ir el mismo día. Me declaré culpable”, señaló José Iván Pérez, deportado de Morelos.

La mayoría de los migrantes deportados se refugian por unos días en albergues donde reciben ayuda, comida y un lugar donde dormir.

“Nogales tiene algunos albergues, unos operados por asociaciones civiles, por lo que el gobierno de la ciudad les brinda apoyo económico o en especie”, dijo Cuauhtémoc Galindo, alcalde de Nogales.

Según las autoridades, muchos de los migrantes deportados se quedan en Nogales en busca de trabajó, en los que intentan cruzar nuevamente a los Estados Unidos, otros deciden regresar a sus lugares de origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *