Publicado en Destacado, NACIONAL.

Especialistas el Instituto de Investigación Messerli de la Universidad de Viena realizaron un estudio en el comportamiento de animales, específicamente lobos y perros, para conocer las reacciones que ambos animales guardaban luego de una pelea entre ellos.

Los resultados de su investigación fueron publicados esta semana en un artículo en la revista Royal Society Open Science, donde señalaron que los lobos tienden a reconciliarse poco después de pelear entre ellos, pero los perros no.

De hecho, los investigadores descubrieron que los perros, aunque son considerados como animales gregario, es decir, que se agrupa en manada, carecen de un rasgo importante que sus primos salvajes aún conservan, y es la capacidad de no guardar rencor después de una pelea.

El estudio consistió en observar a diferentes manadas de lobos cautivos y manadas de perros ubicados en un refugio de rescate.

Ahí observaron que los lobos que conviven en manadas tienden a tener reglas de comportamiento para garantizar la supervivencia del clan. Estas reglas están relacionadas con el dominio, la alimentación, el apareamiento y aparentemente sobre cómo comportarse después de una pelea.

Los investigadores prestaron especial atención a cómo se comportaron los grupos de animales en los minutos posteriores a una pelea.

Las cuatro manadas de lobos estaban formadas por lobos salvajes que habían sido capturados y mantenidos en cautiverio, lo que generó muchos conflictos, en promedio, una pelea por hora. Pero los ataques tendieron a ser breves y los involucrados se reconciliaban casi de manera inmediata, a menudo jugando de nuevo entre ellos.

En contraparte, los cuatro grupos de perros formados a partir de animales de refugio tuvieron enfrentamientos más ocasionales que los lobos; sin embargo, los perros tendían a pelear entre ellos más cruelmente y se evitaban mutuamente después de pelear.

Los investigadores sugieren que la resolución rápida de los conflictos es importante para la supervivencia del grupo en los lobos, lo que explicaría el comportamiento que observaron.

Según los científicos, los perros han perdido dichas habilidades de supervivencia durante miles de años de domesticación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *