Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Huthaifa al Badri, hijo del líder del grupo extremista Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Baghdadi, murió en la ciudad de Homs, mientras combatía a tropas gubernamentales sirias y fuerzas rusas.

La muerte del hijo de al-Baghdadi fue confirmada este miércoles por la agencia de noticias del grupo yihadista, Amaq, junto con la fotografía de un joven, con un fusil en mano, que fue identificado como Huthaifa al Badri.

“Huthaifa al Badri, hijo de califa, murió mientras enfrentaba a los alawitas y a los rusos en inmediaciones de una central térmica de Homs”, indicó Aamaq, haciendo referencia a la comunidad Alawita, a la que pertenece el presidente sirio, Bashar al Assad.

La declaración no precisó cuándo ocurrió su muerte y solo destacó que era un “combatiente de élite”, caído mientras defendía una central eléctrica de Homs de los ataques de tropas sirias y rusas, según un reporte de la cadena Al Arabiya.

La redacción de la declaración de la muerte de Huthaifa al Badri señala que el líder de EI todavía está vivo, aunque se desconoce su paradero por completo.

El último mensaje de al Baghdadi fue emitido en septiembre pasado en una grabación de audio de 46 minutos sin fecha, difundida a través de la organización de noticias Al-Furqan, aunque reportes de medios informativos internacionales lo han declarado varias veces muerto.

Poco se sabe de su familia del máximo líder del EI, pero una mujer y una niña, detenidas en el Líbano en 2014, fueron identificadas como su esposa y su hija,

El Estado Islámico (EI) surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza de al Baghdadi.

El grupo, conocido comúnmente como Daesh (su acrónimo en árabe), se destaca por cometer crímenes atroces a nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado innumerables atentados.

A más de cuatro años de su surgimiento, el EI ha sido expulsado de casi todo el territorio que alguna vez controló en Siria e Irak, aunque todavía mantiene presencia en algunas zonas del desierto sirio y en áreas remotas a lo largo de la frontera iraquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *