Publicado en Destacado, NACIONAL, REGIÓN SUR.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detectó, durante un recorrido de monitoreo de manatíes, a tres ejemplares de la especie muertos en canales conectados al río Bitzal, en el municipio de MacuspanaTabasco. Ante el avanzado estado de descomposición que presentaron los cuerpos, se estima que perecieron semanas atrás.

A través de un comunicado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente informó que personal de inspección de la Profepa e integrantes de la Red de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos, realizó diversas acciones con la finalidad de determinar las posibles causas de muerte de manatíes encontrados en los municipios de Macuspana y Centla.

Entre las inspecciones se efectúan recorridos de monitoreo en los cuerpos de agua de esa zona para identificar la presencia de estos organismos, se ha contabilizado cinco ejemplares vivos (adultos), y efectuar prospección para establecer puntos de muestreo de agua por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), en particular en el municipio de Macuspana, específicamente en la zona del arroyo El Maluco.

Derivado de estas actividades de monitoreo, habitantes de la zona reportaron la presencia de manatíes muertos, por lo que se llevó a cabo la búsqueda de los organismos.

En los canales conectados al Río Bitzal, en los ejidos Tasajera y El Naranjo, se encontró a tres ejemplares de entre 1.50 y 2.50 metros de longitud, sin daños aparentes por alguna actividad antropogénica, en avanzado estado de descomposición.

La Profepa, en coordinación con la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, Secretaría de Energía, Recursos Naturales y Protección Ambiental (SERNAPAM), Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Comisión Nacional del Agua (Conagua), Dirección de la Reserva de la Biosfera Pantanos de Centla, e integrantes de la Red de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos, continúan realizando recorridos, monitoreo de ejemplares y ambientales, para evitar la continuación de estos sucesos.

Esta especie se encuentra enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo el estatus de en Peligro de Extinción (P), que son “aquellas cuyas áreas de distribución o tamaño de sus poblaciones en el Territorio Nacional han disminuido drásticamente poniendo en riesgo su viabilidad biológica en todo su hábitat natural, debido a factores tales como la destrucción o modificación drástica del hábitat, aprovechamiento no sustentable, enfermedades o depredación, entre otros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *