Publicado en Destacado, ESTATAL.

​Itzel, ahora extrabajadora del Poder Judicial, denunció que fue despedida de su trabajo de manera injusta debido a que no aceptó los avances sexuales y el acoso de un sujeto de menor rango que ella al que se empleó en fechas recientes debido a que tenía contacto con dos jueces.

Tras denunciar el acoso sexual que ejercía su compañero de trabajo, Giovanni M., la víctima Itzel acusó que fue despedida “injustificadamente” de la coordinación distrital del Centro de Convivencia Familiar del Poder Judicial de Córdoba, por su jefa directa, Ruth , quien a su vez inició un ambiente hostil en contra de ella, difamándola y poniendo al resto de sus compañeros en su contra.

Itzel dijo que había dado aviso a sus jefes superiores de que Giovanni M. con edad de 28 años la comenzó a acosar sexualmente en la primera semana que ingresó a laborar.

Expuso que el hombre ingresó a trabajar como su asistente en el Centro de Convivencia Familiar en la primera semana de abril, pero desde el inició la acosó “(me) hostigó, me hacia insinuaciones sexuales que yo siempre le dije no, no, no, y no”.

Cuando la despidieron, sus jefes le dijeron que ella “tenía formas hostiles de tratar” al asistente, por lo que cuestionó la permanencia de su compañero en el trabajo.

“¿Cuál es la confianza que tienen los niños, niñas y adolescentes cuando las personas que nos están sirviendo son acosadores y tienen tendencias sociópatas? Y cuando me dice a mi el tipo: Yo quiero coger con la que se deje en la oficina” afirmó Itzel.

En entrevista acusó que su jefa directa, Ruth también comenzó a hostigarla con cuestionamientos de “¿A quién estaba yo violentando? ¿Qué reglamentos y procesos están yo violando?. Ellos dos tienen una relación, porque todos los días se iban juntos al departamento de él, de eso hay testigos de todo”.

La víctima mencionó que al parecer al acosador lo protegen una jueza y un juez, porque desde que ingresó a laborar la regañaba, pese a que ella era la jefa.

Citó como ejemplo del maltrato que sufrió por parte del acosador, el día que el juez de Zongolica, solicitó las instalaciones para la convivencia de un menor de edad con su padre, y ella concedió el espacio, a lo que de inmediato su asistente, Giovanni, la regañó por haberlo hecho.

“El problema es que yo puse la denuncia y Ruth dijo que puse denuncia en contra de todos mis compañeros de trabajo, eso generó hostilidad en mi contra, y empezó a decirle a mis compañeros que la fácil soy yo” dijo.

Finalmente Itzel pidió el apoyo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y del presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) Edel Álvarez Peña para que sea reinstalada en su empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *