Publicado en Destacado, NACIONAL.

El bullying cibernético le ha costado a Irán la pérdida de uno de sus mejores jugadores. Sardar Azmoun dijo el jueves que no volverá a la selección nacional.

El atacante de 23 años fue víctima de numerosos ataques en redes sociales después de no marcar en ninguno de los tres partidos de Irán en el Mundial de Futbol Rusia 2018. Recibió mensajes obscenos y burlas por su supuesta falta de impacto durante el torneo.

Azmoun dijo que su madre se estaba recuperando de una grave enfermedad, pero los insultos le provocaron una recaída. “Escojo a mi madre” por encima del fútbol, escribió el jugador en Instagram.

Mi madre ha superado una seria enfermedad y estaba feliz, pero desgraciadamente por la falta de amabilidad de algunas personas y los insultos que yo y mi equipo hemos recibido, de ninguna manera merecidos, su enfermedad ha empeorado”, se sinceró en las redes sociales.

Jugar en el combinado nacional ha sido un gran honor para mí y estaré orgulloso de ello hasta el final de mis días. Desgraciadamente he tenido que tomar la decisión de decir adiós a la selección. Es una de las más dolorosas y significativas decisiones para un joven de 23 años, que ha enfrentado muchos malos momentos para llegar aquí”, confesó.

El atacante del Rubin Kazán llegó al torneo como la mayor amenaza del equipo y tiene 23 goles en 36 apariciones con su selección.

Otro delantero, Reza Ghoochannejhad de 30 años, dijo que tampoco volverá a la selección. No vio acción en ninguno de los tres partidos.

Mi mentalidad, mi personalidad y mi orgullo no me permiten” vestir de nuevo la camiseta de la selección iraní, indicó mediante un comunicado en Instagram.

Ghoochannejhad no aclaró si su reacción se debe a los insultos en internet o a la decisión del técnico Carlos Queiroz de no utilizarlo durante el Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *