Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Donald Trump tiene previsto visitar Londres el próximo 13 de julio. Ese día podría ser recibido por el bautizado como ‘Baby Trump’, un enorme globo de seis metros de altura con forma de bebé y el semblante del actual presidente de los EEUU. La idea es del activista Leo Murray, quien ha pedido ayuda a través de una plataforma de micromecenazgo para hacer realidad esta extraña protesta.

La caricatura del mandatario en pañales tiene una explicación: “Donald Trump es un bebé gigante enfadado con un ego frágil y manos diminutas”, afirma Murray en la plataforma ‘crowfunder’, donde ha conseguido más de 10.000 libras (13.336 euros), justo el doble de lo necesario para fabricar este inflable satírico.

Para el organizador, que todavía no tiene permisos del Ayuntamiento necesarios para realizar su particular ‘performance aérea’, Trump es un “demagogo racista que es un peligro para las mujeres, los inmigrantes y las minorías” y es una “amenaza mortal para la paz mundial”. Aunque parece ajeno a los problemas de la gente, continúa Murray, hay algo que realmente detesta: que la gente se burle de él. Bajo esta premisa nace la idea de ridiculizarlo con un gigantesco globo aerostático: “Queremos asegurarnos de que toda Gran Bretaña se ría de él”.

 

Si no obtuvieran los permisos necesarios para hacer sobrevolar al gran ‘Baby Trump’ por los jardines de Parliament Square, Murray ya está pensando en emplazamientos alternativos. Acepta ideas y sugerencias. Solo necesita, asegura, cinco metros cuadrados para hinchar de manera segura el globo, asegura el activista.

Algunos precedentes

 

No es la primera vez que el alguien decide ridiculizar al actual presidente de los Estados Unidos. Una de las acciones más recordadas tuvo lugar en el 2016, cuando aparecieron en Seattle, Nueva York y San Francisco esculturas desnudas a tamaño natural del entonces candidato republicano a la presidencia. Detrás de estas estatuas había un colectivo llamado Indecline, que ya se habían mostrado muy críticos con Trump en el pasado.

 

Como bien apunta Murray, el creador de ‘Baby Trump’, el actual presidente de EEUU lleva muy mal las críticas y mucho peor las burlas e imitaciones. Y si no, que se lo digan al actor Alec BaldwinSu transformación presidencial en el programa ‘Saturday Night Live’ tuvo consecuencias. En forma de tuit, claro. “He visto partes del ‘Saturday Night Live’. Un show totalmente parcial. Para nada divertido”, tuiteó el presidente electo haciendo gala de un escaso sentido del humor que sirvió más bien de poco. Baldwin sigue imitándole. Veremos cómo reacciona, qué tuitea, si finalmente sacan a pasear a ‘Baby Trump’ el 13 de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *