Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La industria de la moda en Reino Unido contribuye cerca de 40 mil millones de dólares al año a la economía del país.

Con lo cual ha provocado la aparición de un fenómeno conocido como “moda rápida”.

Artículos que pueden obtenerse a un precio módico, pero que, a cambio, se degradan rápidamente.

Esto significa que es el medio ambiente el que paga la diferencia.

Mary Creagh, del Comité de Auditoría del Medio Ambiente del parlamento británico, explicó que, “con el crecimiento de la “moda rápida” significa que cada vez utilizamos menos nuestras prendas. Y también quiere decir que la industria de la moda podría generar el 25 por ciento del dióxido de carbono de las industrias durante los próximos 30 años”.

Cada vez que lavamos nuestra ropa, se liberan microfibras que terminan contaminando los océanos, la que se gasta más rápido naturalmente causa más daño.

Esta práctica de la “moda rápida” insisten muchos grupos, debe terminar.

“El problema más importante es que educar al consumidor no funcionó. Así que hay que crear una industria que sólo ofrezca buenas opciones al consumidor”, consideró Francoais Sochet, de la organización “hagan la moda circular”.

El gobierno británico se encuentra estudiando ahora mismo el problema para intentar dar con soluciones, por ejemplo, como reciclar mejor la ropa, pero lo más importante es conseguir que industria de la moda tome mucho más en cuenta al medio ambiente y que, al mismo tiempo, siga prosperando.

Pero ésta podría ser una batalla muy difícil de ganar. Joanna Dai, una diseñadora en Londres, quiere apoyar al medioambiente y darle al cliente buena calidad, algo que es muy difícil de conseguir.

“Si ofreciéramos los mismos pantalones que otra marca, ¿cuáles escogerías? En definitiva, nuestros clientes nos dicen que elegirían los de la marca que comparte sus valores en términos de sustentabilidad. Pero si hablamos de precio y los nuestros fueran un poco más caros que los otros, quizá escogerían los otros, porque el precio manda”, dijo Dai.

En términos generales, la moda normalmente es la que impone tendencias. Es irónico que cuando se trata de cuidar del medio ambiente, va muy por detrás de otras industrias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *