Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los Mochis.- Era fin de semana, fin de clases y el inicio de las vacaciones de verano. En la escuela los alumnos estaban conviviendo y se estaban dando un chapuzón, pero más tarde ocurrió una tragedia.

Un estudiante de 12 años murió al recibir una descarga eléctrica cuando estaba festejando con sus compañeros el fin de cursos en la Escuela Primaria Rafael Ramírez en el ejido Cuatro Milpas, perteneciente al municipio de El Fuerte.

El menor que perdió la vida en este lamentable suceso fue identificado por personal de la Vicefiscalía zona norte como Alejandro M., de 12 años, con domicilio en el ejido ya señalado.

Los paramédicos de Cruz Roja y un doctor hicieron los esfuerzos posibles por salvarle la vida, pero desafortunadamente no se logró el objetivo.

Un grupo de maestras del plantel acompañaron a los familiares a Hospital General en todo momento.

Presuntamente el joven andaba mojado debido a que tenían un brincolín acuático para festejar el fin de cursos, cuando de manera accidental tocó un tubo que estaba electrificado, cerca de unos bebederos.

Ahí lamentaban que la falla electrica tenía tiempo, pero no la repararon en tiempo y forma.

Aviso del percance

A las 11:32 horas, los paramédicos de Cruz Roja recibieron una llamada de emergencia para informarles que se dirigieran a la primaria Rafael Ramírez porque un niño se había electrocutado.

En el escuela primera estaba un médico y empezó a darle los primeros auxilios; desesperado intentaba reanimarlo y más que se trataba de un niño que acababa de concluir sus estudios de primaria.

Los voluntarios arribaron y rápidamente lo subieron a la ambulancia donde intentaban reanimarlo, no había tiempo que perder. El doctor los iba acompañando. Los esfuerzos no cesaban y la prioridad era salvarle la vida a Alejandro M. Otra ambulancia se dirigió a apoyar a sus compañeros.

El estado era crítico y el niño no reaccionaba. Paramédicos avisaron vía telefónica a doctores del Hospital General para que estuvieran listos.

A las 12:14 horas, los socorristas llegaron al nosocomio y el estudiante fue ingresado. Los doctores ya lo esperaban y seguían atendiéndolo.

Minutos después, el personal médico confirmó que Alejandro M. había fallecido. La madre del menor no podía creer y decia: “Alejandro, vámonos; Alejandro, vámonos”, en varias ocasiones.

Investigación
Personal de la Vicefiscalía zona norte acudió al hospital para iniciar con la carpeta de investigación sobre los hechos. Ahí hablaron con maestras y el padre del menor sobre el lamentable hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *