Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La Patrulla Fronteriza de Arizona, Estados Unidos, detuvo a un grupo de 57 indocumentados, entre ellos 36 menores de edad, un niño de un año y una mujer embarazada, quienes estaban afectados por temperaturas de hasta más de 42 grados centígrados, informan hoy medios locales.

La detención se produjo al este de la población de Lukevilles y luego de que los propios indocumentados, todos centroamericanos, llamaran al número de emergencia 911 pidiendo ayuda tras cruzar la frontera de manera ilegal.

Según informó la agencia federal en un comunicado, tras recibir la tarde del viernes el aviso un grupo de agentes fronterizos de la estación en Ajo procedieron con una búsqueda por tierra y aire, dando con el grupo de 21 indocumentados adultos y 36 menores de edad, entre ellos un niño de un año de nacido.

Del total de menores, 17 viajaban solos y fueron clasificados como “no acompañados”.

Los inmigrantes, provenientes de Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras, recibieron atención médica y una menor de edad, embarazada, debió ser trasladada a un hospital local.

Cada año, la Patrulla Fronteriza alerta a los inmigrantes de los peligros que conlleva cruzar el desierto de Arizona durante el verano, cuando las temperaturas pueden ser extremas.

De acuerdo a cifras de la Patrulla Fronteriza, al término del año fiscal 2017 se reportaron 294 muertes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.

Se presentó la declaración escrita de puño y letra de un padre de familia, cuya hija de 12 años de edad se encuentra en uno de los centros de retención de niños migrantes del gobierno de Donald Trump.

El padre de familia, identificado solo como A.P.F., señala que fue separado la madrugada del 5 de junio pasado.

Se lee: “Primero los oficiales de inmigración me dijeron que mi hija iba a un lugar llamado casa hogar, pero no me dijeron en dónde se localiza casa hogar y cuánto tiempo ella estuviera ahí”.

La menor, a la que se refiere solo como “Chely” y cuyo nombre se oculta por resguardo de identidad, llamó a su abuelo José Ángel Rodríguez y le dijo muy preocupada que estaba desesperada porque quería estar con su papá.

En la declaración bajo pena de perjurio, el padre concluye diciendo: “Yo no sé si la están cuidando bien, no sé si ella se ha enfermado, si está durmiendo bien o comiendo bien. No poder saber nada sobre mi hija es una tortura. No puedo dormir. Yo desesperadamente quisiera estar junto a ella”.

El manuscrito forma parte de una denuncia presentada este jueves ante la Corte del Distrito de Columbia, en Estados Unidos, en contra del Departamento de Seguridad Nacional y sus subagencias: el Servicio de Inmigración mejor conocido como ICE, así como Aduanas y Protección de Fronteras a la que pertenece la Patrulla Fronteriza, el Departamento de Salud y Servicios Humanos, y la Oficina de Reubicación de Refugiados.

En la denuncia se incluye también el caso de una madre de tres niños identificada como M. G. U., quien permanece detenida en Pearsall, Texas.

Uno de sus hijos tiene dos años de edad y no está con sus hermanos.

En su declaración, la señora asegura que el gobierno solo le ha dado derecho a una llamada sin costo y agrega: “Sé que no están bien porque lloran mucho”.

Un tercer caso en la denuncia es el de una mujer guatemalteca, cuyo hijo, asegura ella, fue trasladado a un centro de Nueva York. Afirmó haber hablado con él y escucharlo muy deprimido y consternado.

Los tres padres de familia solicitaron a la Corte la reunificación con sus hijos de dos, seis, nueve, 12 y 13 años de edad, y en lo que ello se concreta, la posibilidad de verlos y escucharlos frecuentemente por enlace de video o telefónico.

También pidieron se les otorgue de manera inmediata, la dirección del lugar donde se encuentran sus hijos, descripción exacta del interior; el nombre, la edad y el sexo de las personas que los cuidan, y que se les informe si los niños han tenido un accidente o enfermedad desde que están ahí así cómo lo que hacen durante el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *