Publicado en Destacado, NACIONAL.

Ante los aranceles impuestos por Estados Unidos a la importación de acero y aluminio procedente de México, el país debe profundizar su apertura comercial, reducir la dependencia del mercado americano y comprarles productos a sus competidores de esa nación.

El director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Manuel Molano Ruiz, consideró que México debe pensar en darle la vuelta al proteccionismo de Estados Unidos, pero sin excederse en su respuesta.

“Con estas medidas, Estados Unidos les pone aranceles a sus socios comerciales más cercanos y acaba haciendo política comercial por ellos. Si México se excede en medidas proteccionistas contra Estados Unidos, nos damos un tiro en el pie, la solución es reducir la dependencia del mercado americano”, agregó.

Estimó que México no logrará reducir la dependencia que tiene del mercado americano solo vendiendo sus productos a los europeos, sino cambiar la composición de su oferta, y una posibilidad es que en vez de comprarle ciertas cosas a Estados Unidos, se las compre a sus competidores.

“El tema de las medidas de contragolpe están bien, pero tenemos que pensar que estas son cosas temporales y lo temporal en México se ha vuelto cosas de décadas. Tenemos que pensar como darle la vuelta a este proteccionismo de Estados Unidos”, subrayó.

Molano Ruiz afirmó que cuando un país sube aranceles que aplica a otras economías, como lo hizo Estados Unidos, se tienen ganancias de corto plazo, pero estas no se traducen en bienestar de largo plazo para los consumidores.

“Puedo poner a crecer a mi economía hoy y en los próximos 10 años voy a tener consumidores significativamente peor de los que tengo ahorita si mi crecimiento se detuvo de cerrar mi economía al comercio internacional”, añadió.

El director general adjunto del Imco resaltó que el comercio libre ha favorecido a México y los principales beneficiarios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han sido los consumidores.

Además, el comercio hace más eficientes a los países y eleva el bienestar de los consumidores, y es un gran diseminador de tecnología, porque crea mercados para la innovación.

En México, en la era del TLCAN el empleo ha crecido más rápido que la población y cada vez hay más empleos formales, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Resaltó que el empleo formal en México ha duplicado la tasa de crecimiento de la población y de la Población Económicamente Activa (PEA) a partir del TLCAN.

En ese contexto, las propuestas del Imco ante la situación actual de Estados Unidos respecto al comercio y al TLCAN son: que México aproveche la voz influyente que tiene en los círculos comerciales para tener una postura contra el proteccionismo.

Además, no excederse en las medidas de represalia contra otros países; no cerrar la economía mexicana a otros países; solo tomar represalias en productos donde hay alternativas de suministro, y las represalias comerciales no deben afectar las cadenas regionales de valor.

Asimismo, nunca tomar represalias para proteger a un sector doméstico; solo  como medida de reacción y para revertir la medida proteccionista original; todas las represalias comerciales tienen que ser temporales; darle mayor importancia a la estrategia multilateral y bilateral de México, y pensar en nuevos acuerdos bilaterales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *