Publicado en Destacado, NACIONAL.

EXCÉLSIOR.- Detrás de la producción de los spots de “ya sabes quién” está Carlos Salces, director de cine que comenzó su carrera en productoras como Z Films, creada en los años 90 por Alejandro González Iñárritu. A los 21 años, Salces ya había ganado su primer premio Ariel por la edición de la película Bienvenido-Welcome, de Gabriel Retes.

La mayoría de los spots de Andrés Manuel López Obrador, realizados antes de la campaña presidencial de 2018, han sido grabados en la casa de Salces. Entre ellos están los videos de 30 segundos “Ese avión no lo tiene ni Obama” o “Frijol con gorgojo”.

Lo que yo quería era una casa sencilla y cálida, así que alguien del equipo sugirió que podría ser la mía y me pareció una idea brillante”, contó en entrevista con Excélsior.

Al grabar en la casa del cineasta se generó una atmósfera confortable y de confianza que permitió a López Obrador y a su equipo sentarse alrededor del comedor para opinar sobre las propuestas que iban surgiendo.

Apenas una docena de personas participó en la grabación de los anuncios de la precampaña. Salces se siente más cómodo operando con equipos pequeños de filmación, y el candidato de la coalición Juntos Haremos historia, también.

En frente de la cámara, AMLO acostumbraba hablar de principio a fin, sin haber leído una hoja.

Las frases que ha hecho populares en sus spots el tabasqueño, las ha ido construyendo en sus recorridos por el país, y su equipo identifica si pueden conectar con la gente.

Sí buscamos que haya frases afortunadas, pero nunca construidas a partir del marketing político”, dijo Salces.

Fantasmas Films, la empresa productora de Salces, se alió sólo una vez con una agencia de publicidad para crear una estrategia de comunicación. Ocurrió en el periodo de intercampañas, del 12 de febrero al 28 de abril, cuando, por ley, estaba prohibida la difusión de la imagen de los candidatos.

Entonces, junto con Montalvo KD, la agencia de la publicidad de librerías Gandhi, diseñó una campaña para hablar de López Obrador sin que apareciera su nombre ni lo mencionaran.

En ese momento fue cuando nació la famosa frase “Ya sabes quién”.

ASPIRANTE ANTIMARKETING

Quienes conocen a López Obrador lo consideran un candidato antimarketing. Siempre ha manifestado estar en contra de que grandes empresas de publicidad o renombrados consultores políticos promuevan su imagen. En lugar de acercarse a los publicistas ha preferido trabajar directamente con talentosos y premiados cineastas.

Nosotros no construimos realidades artificiales ni de ficción”, aseguró Salces.

El cine que valora hacer este director es en el que existe “una representación genuina de la realidad, verdad y autenticidad, como el que realiza, por ejemplo, González Iñárritu.

No hay peor cosa que un spot de televisión de un político en el cual aparezcan testimonios ficticios, relatados por actores”, consideró.

A principios de 2012, López Obrador prefirió ignorar los proyectos y las solicitudes que diversas consultorías y agencias de publicidad le enviaron para tratar de reunirse con él, según versiones de su propio equipo.

Soy un candidato antimarketing… no me gusta andar maquillado ni enseñando los dientes con sonrisas Colgate. Si me quieren o me odian que sea por lo que soy, no por lo que aparento ser… no creo que un candidato se pueda difundir como un producto chatarra, mediante publicidad engañosa, con poses impostadas”, dijo el tabasqueño en esa ocasión, de acuerdo con un fragmento del libro La larga travesía, de Ricardo Monreal, su coordinador de campaña presidencial en 2012.

UNA VIEJA RELACIÓN

La relación laboral entre Salces y López Obrador nació pocos meses después del plantón de Reforma en 2006, donde el político se manifestó por considerar que hubo un fraude electoral que llevó al triunfo a Felipe Calderón.

Una tarde en la que Salces grababa entre las carpas del plantón, el cineasta decidió entregarle su tarjeta de presentación a César Yáñez, vocero de López Obrador, y quien ha llevado la comunicación del tabasqueño desde el gobierno de la Ciudad de México.

Para ese momento, Salces ya había recibido más de 60 premios internacionales y cinco premios Ariel, por su ópera prima, Zurdo.

Sin embargo, Salces no obtuvo una respuesta inmediata. Fue hasta 2007 cuando lo llamó personalmente el cineasta Luis Mandoki para ofrecerle integrarse al equipo del programa de televisión en el que López Obrador promovería su visión política y transmitiría una vez a la semana en la madrugada por Tv Azteca, titulado La Verdad Sea Dicha.

Salces aceptó la oferta y todo ese año se quedó con el puesto de realizador.

Por este trabajo no cobré ni un solo peso. Acepté el proyecto por estar convencido de que la solución para un mejor México sería el movimiento lopezobradorista”.

En 2008, luego de La Verdad Sea Dicha, AMLO asignó a cinco personas a la Comisión de Difusión para promocionar la filosofía del movimiento que llevaría a la conformación de Morena, a través de brigadas con Carlos Salces; el caricaturista Rafael Barajas, El Fisgón; Luis Mandoki; Herón Escobar y Pedro Miguel.

Y para el preámbulo de las campañas presidenciales de 2012, Carlos Salces y Jesús Ramírez, dirigieron el documental De la Barbarie a la Esperanza, narrado por el famoso actor Damián Alcázar; basado en el libro de AMLO, La mafia que se adueñó de México y el 2012.

La primera vez que Salces recibió un presupuesto oficial por el trabajo realizado con López Obrador fue durante los comicios electorales de 2009. La casa productora Fantasmas Films (en la que es socio de su mamá, la productora Blanca Alpina) realizó los spots de la coalición Salvemos México, integrada por los partidos del Trabajo y Convergencia.

Convergencia pagó un millón 822 mil a Fantasmas Films en esas elecciones.

Luego Fantasmas Films produjo los spots para consolidar la afiliación de Morena en 2014.

A lo largo de los últimos tres años, entre enero de 2015 y febrero de 2018, Fantasmas Films recibió por parte de Morena cuatro millones 376 mil pesos por la producción de una treintena de spots de radio y de televisión, de acuerdo con información oficial del partido vía transparencia.

Un presupuesto que para Salces fue bastante austero comparado con el dinero destinado por el gobierno federal. Por ejemplo, sólo para la difusión del Quinto Informe de Gobierno, la Presidencia de la República pagó cinco millones 400 mil pesos por la producción de 12 spots, según la factura pagada a Estudios Churubusco Azteca SA.

Yo no estoy aquí por el dinero. Tengo mi propio trabajo como cineasta, no hago spots para otros políticos ni lo haría. Hago series; ahora estoy filmando un película, donde cuento el drama de la familia de un desaparecido y el actor Damián Alcázar tiene un papel destacado. Estoy aquí sólo por convicción y porque deseo un país distinto para mis hijas”, aseguró Salces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *