Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

México y Canadá unieron fuerzas contra los aranceles impuestos por Donald Trump y respondieron con tasas impositivas a productos estadunidenses. El presidente Enrique Peña Nieto y el primer ministro Justin Trudeau hablaron por teléfono ayer, luego de que EU anunció gravámenes de 25% al acero y 10% al aluminio para México, Canadá y la Unión Europea a partir de hoy. Entre las medidas que anunció el gobierno mexicano está imponer aranceles a lámparas, embutidos manzanas, uvas, arándanos y quesos de EU. Canadá dijo que impondrá tarifas de 25% al acero y aluminio procedente de la Unión Americana. El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, expresó al secretario de Estado de Trump, Mike Pompeo, el rechazo de México a su aplicación unilateral de aranceles anunciada ayer.

MÉXICO Y CANADÁ SE UNEN CONTRA ARANCELES

Ambos países rechazaron la imposición de EU de tarifas al aluminio y el acero, y anunciaron contramedidas

Los gobiernos de México y Canadá unieron fuerzas contra las medidas arancelarias de Estados Unidos a las importaciones de acero y aluminio, y decidieron responder con impuestos recíprocos a los productos estadunidenses.

El presidente Enrique Peña Nieto y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, expresaron su rechazo a la imposición comercial del gobierno de Donald Trump, acordando reaccionar de forma inmediata con medidas compensatorias proporcionales.

Ambos funcionarios sostuvieron una conversación vía telefónica luego del anuncio de Estados Unidos de aplicar aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% al aluminio, tanto a México, Canadá y la Unión Europea, a partir de este día.

Los países que comparten frontera con suelo estadunidense habían quedado exentos de esta medida bajo la condición de lograr un pacto favorable en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo cual no se cumplió.

Y es que durante los cabildeos del TLCAN, México y Canadá rechazaron las propuestas más controvertidas de Estados Unidos, como los cambios en la regla de origen del sector automotriz, la cláusula de extinción quinquenal, los rubros sobre solución de controversias comerciales y la temporalidad de productos agrícolas.

 

Contramedidas

Entre las disposiciones que anunció el gobierno mexicano están imponer aranceles a productos estadunidenses como aceros planos, lámparas, pierna de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos y quesos.

La medida estará vigente mientras el gobierno estadunidense mantenga los aranceles a aluminio y acero.

Canadá impondrá tarifas de 25% al acero y aluminio que importa a Estados Unidos, así como a más de 100 productos de ese país a partir de hoy y hasta que ese país corrija su decisión.

También iniciará una consulta pública sobre los productos estadunidenses incluidos en dos listas, a los que aplicaría tarifas arancelarias, para conocer la opinión de los canadienses y cómo esto les puede afectar.

Los impuestos compensatorios equivalen 12 mil 800 millones de dólares de EU.

Canadá presentará además una querella ante los tribunales del TLCAN y de la Organización Mundial de Comercio.

Peña Nieto y Trudeau “reiteraron su compromiso de continuar en estrecha comunicación, trabajando coordinadamente para defender un comercio internacional libre y basado en reglas, incluyendo la exitosa modernización del TLCAN”. Trudeu confió que en algún momento prevalecerá el sentido común por parte de la administración de Donald Trump.

 

AMENAZAS CUMPLIDAS

Bajo el argumento de reducir el déficit comercial de Estados Unidos, el secretario de Comercio de ese país, Wilbur Ross, anunció ayer que a partir de hoy entran en vigor los aranceles de 25% para las importaciones de acero y de 10% para las de aluminio aplicables a México, Canadá y la Unión Europea.

México y Canadá habían quedado exentos bajo la condición de alcanzar un “buen acuerdo” en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, pero Ross reconoció que “no hay fecha precisa en la que puedan ser concluidas las platicas”, por eso no hay prórroga.

En un comunicado, la Secretaría de Economía lamentó y reprobó la decisión de Estados Unidos bajo el criterio de seguridad nacional.

México ha indicado en reiteradas ocasiones que este tipo de medidas bajo el criterio de seguridad nacional no son adecuadas ni justificadas”, se lee en el comunicado.

Recordó que el acero y el aluminio contribuyen a la competitividad de varios sectores estratégicos y altamente integrados en América del Norte, como el automotriz, el aeroespacial, el eléctrico y electrónico, entre otros, destacó la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *