Publicado en Destacado, Principal, REGIÓN SUR.

VIRGILIO REYES LÓPEZ / ACAYUCAN.- Derivado de la falta de medidas de seguridad para evitar incidentes fuera de su área de trabajo, graveras instaladas en municipios como Acayucan y principalmente San Juan Evangelista, ponen en riesgo a pobladores de comunidades dado que las lagunas de oxidación de un momento a otro pueden desbordarse.

Ya habido incidentes como los registrados en San Juan Evangelista, en donde los escurrimientos llegaron de manera repentinas a comunidades, dado una falla presentada. Las graveras se “protegen” con supuestos permisos de autoridades estatales, por ello que se ponen en desventaja a autoridades locales para que puedan atender la problemática que tienen con las diversas graveras que operan en los municipios.

En San Juan Evangelista, ya ha habido indicios de incidentes graves que por fortuna han podido ser controlados y no se ha causado problemas a los pobladores directamente, aunque sí hay afectaciones en sembradíos y arroyuelos que son afectados por el desbordamiento de las lagunas de oxidación a donde van a parar desechos.

Con todo y el riesgo, se desconoce si las graveras en realidad tienen o no vigentes los permisos, pues al evadir revisión de autoridades locales, no se puede verificar sí en efecto cumplen o no con las medidas de Protección Civil que se les exige.

La operación de las graveras en comunidades, pone en mayor riesgo a la población dado que no hay revisiones directas o bien no se dan a conocer resultados de las inspecciones por parte de autoridades estatales. Las graveras no sólo evaden las revisiones, sino que también han atrasado las gestiones para conseguir permisos municipales para su respectiva operación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *