Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los restos de un caballo, así como una villa conservada de manera “excepcional” y una tumba con un esqueleto de un hombre son los últimos restos encontrados en las ruinas de Pompeya, la ciudad romana sepultada en el año 79 de nuestra era por la erupción del volcán Vesubio.

El director general del Parque Arqueológico de Pompeya, Massimo Ossana, informó este jueves a la prensa que los vestigios fueron hallados en el marco de las operaciones de las fuerzas del orden, que indagaban la construcción de túneles, realizados por los llamados “tombaroli” o ladrones de restos arqueológicos.

Reveló que encontraron varias habitaciones de una gran villa conservada de manera “excepcional”, en las que había diversos objetos, como ánforas, utensilios de cocina, parte de una cama de madera y una tumba posterior al 79 después de Cristo, en la que hallaron el esqueleto de un hombre.

Además, Ossana explicó que por primera vez fue posible recuperar los restos de un equino, con los que pudieron elaborar un molde de yeso, como ya ha ocurrido en el pasado con decenas de restos de personas que murieron durante la erupciòn.

Se trata de una técnica mediante la cual se rellena con yeso el espacio dejado por la desaparición de material orgánico de personas o animales, sepultados por el material lanzado por el volcán, lo que permite una reconstrucción de los cuerpos.

Según Ossana, los restos del equino fueron encontrados en la zona arqueológica pompeyana conocida como Civita Giuliana, un suburbio de la ciudad.

En particular, el animal estaba dentro de un establo, apoyado en el suelo con la parte izquierda, con las patas posteriores aparentemente manipuladas por los “tombaroli” en una época reciente.

En una nota del Parque Arqueológico de Pompeya se explicó que los restos del animal mostraban una buena osificación, aunque será a través de un examen radiológico que se podrán tener detalles más precisos.

El animal tenía una altura de 1.5 metros, considerada alta para los caballos de la época, que eran más pequeños que los actuales.

Además, en la cabeza del caballo fueron encontrados elementos de hierro y bronce, y aparentemente era de una raza “noble”, propiedad de algún personaje de alto linaje de la ciudad.

Pompeya y otras ciudades, como Herculano, fueron destruidas por la violenta erupción del Vesubio en agosto del 79 después de Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *