Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El Papa Francisco expresó su solidaridad para con los padres de Alfie, quien padecía una enfermedad terminal que atrajo la atención internacional debido a una serie de casos judiciales relacionados con la retirada del mecanismo que lo mantenía con vida.

A través de su cuenta de Twitter, el Sumo Pontífice dijo sentirse “profundamente afectado” por el fallecimiento de Alfie.

“Estoy profundamente afectado por la muerte del pequeño Alfie. Hoy rezo especialmente por sus padres, mientras Dios Padre lo acoge en su abrazo de ternura.”

Cabe recordar que el caso llamó la atención del Papa Francisco, quien ofreció su gestión para llevar al bebé a Roma y cuidarlo en un hospital en el Vaticano. Incluso llegaron a conceder a Alfie la ciudadanía italiana para poder permanecer en el país.

Alfie sufría de una enfermedad neurodegenerativa que devastó su cerebro y lo dejó hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos neonatales en Liverpool desde diciembre de 2016.

El hospital decidió en diciembre de 2017 que no había posibilidad de recuperación y decidió retirar las maquinas que lo mantenían con vida.

A pesar de las objeciones de sus padres, Thomas y Kate, los médicos del Alder Hey Children’s Hospital quitaron a Alfie del soporte vital el lunes pasado. El bebé continuó respirando por sí mismo, pero sus padres y sus seguidores estaban preocupados de que la decisión pondría fin a su vida.

Los padres habían luchado para trasladar a su hijo a Italia, donde podían mantenerle el tratamiento. La justicia británica negó a los padres de Alfie esa posibilidad.

Los médicos británicos consideraban que desconectarle del soporte artificial es lo mejor en su propio “interés”, al considerar que la enfermedad que sufre está “erosionando” su cerebro y ya no puede ver ni oír, ni tiene sentido del tacto o el gusto.

La justicia británica determinó en febrero que esa medida era en “interés” del bebé, cuyo cerebro había quedado dañado por la enfermedad y había perdido la vista, el oído y el tacto.

El Tribunal Supremo del Reino Unido ratificó esa decisión la semana pasada, mientras que la Corte de Apelaciones denegó el miércoles a los padres el derecho a llevarlo al hospital pediátrico de Roma Bambino Gesù, gestionado por el Vaticano, que se ofreció a mantenerle el soporte vital.

El juez de la Corte Suprema, Anthony Hayden, desestimó el caso de los padres y dijo que su decisión era “el capítulo final en la vida de este niño extraordinario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *