Publicado en Destacado, NACIONAL.

Omar ‘N’, quien dijo ser rapero, confesó que colaboró en desaparición de 3 estudiantes en Jalisco y en proceso para disolverlos en ácido, señala.

Los estudiantes Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos, según informó el lunes la Fiscalía de Jalisco, fueron confundidos por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) con integrantes del grupo rival llamado Cártel Nueva Plaza.

“QBA”, como se le conoce al cantante, declaró ante las autoridades ser un rapero famoso. En su canal de YouTube cuenta con 121 mil 242 suscriptores y se aprecian canciones como “Me gusta caminar por el vecindario”, con 5,5 millones de reproducciones, o “El Infierno” con 1,5 millones de visualizaciones, pero llama la atención “Que Descansen en Paz”, de hace un año, donde canta ante un hombre atado al que prende fuego, reporta Infobae.

Estudiantes fueron disueltos en ácido, infiere fiscalía de Jalisco

A partir de los indicios recabados tras catear 15 fincas y de las declaraciones de dos personas detenidas, la Fiscalía de Jalisco infirió que los tres estudiantes de cine desaparecidos el pasado 19 de marzo en Tonalá están muertos y que sus cuerpos fueron disueltos en ácido.

Liz Torres, jefa de investigación de la Fiscalía, reconoció que no hay pruebas genéticas que puedan corroborar que los cuerpos de los tres estudiantes fueron disueltos en ácido en la casa cateada la semana pasada en la colonia Prados de Coyula, en Tonalá, pero insistió en que los indicios recabados en la investigación los llevan a esa conclusión.

Respecto al móvil de la desaparición de Javier Salomón Aceves Gastelum, Marco Francisco García Ávalos y Jesús Daniel Díaz García, la Fiscalía señaló que después de analizar el entorno de los jóvenes se pudo determinar que la tía de Aceves Gastelum, Edna “N”, hoy presa y acusada por lenocinio, está vinculada a integrantes del Cártel Nueva Plaza, que mantiene una guerra con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y los jóvenes quedaron atrapados en medio de ella.

Los dos detenidos, Omar “N” y Gerardo “N”, vinculados a proceso desde el pasado 22 de abril por el juez Décimo segundo de Control y Oralidad, declararon ser integrantes del CJNG y estar encargados de vigilar la finca donde desde el 18 de marzo los tres estudiantes de cine y otros de sus compañeros hicieron filmaciones para su tarea.

Los detenidos señalaron que vigilaban esa finca por ser propiedad de Diego Gabriel Mejía, integrante del Cártel Nueva Plaza, que fue arrestado en ella en 2015 junto con otras 5 personas y quien podría salir pronto de prisión tras cumplir su sentencia.

Aunque Edna “N”, tía de Aceves Gastelum, declaró que esa finca le pertenecía, la Fiscalía logró acreditar que el verdadero dueño era Diego Gabriel Mejía, quien además es pareja sentimental de una persona que se dedica a administrar estéticas masculinas donde se paga por sexo y varias de la cuales fueron traspasadas a Edna “N”.

“Sin saberlo, los estudiantes estuvieron en un lugar de grave riesgo vigilado por una célula delictiva del CJNG, contraria al Cártel Nueva Plaza”, al que pertenece Diego Gabriel Mejía y que es liderada por un sujeto apodado “El Cholo”.

Según las declaraciones de los detenidos, tras informar del movimiento en la finca de Diego Gabriel Mejía, otro grupo del CJNG interceptó a los jóvenes en el Nuevo Periférico y los llevó a una finca en la calle Lechuza 89 en Tonalá; ahí comenzaron a golpear a Javier Salomón Aceves Gastelum para sacarle información de la organización delictiva vinculada a su tía.

Según la narrativa de la Fiscalía, el joven murió a causa de los golpes y para no dejar testigos, sus dos compañeros también fueron asesinados; en esa casa la fiscalía encontró rastros de sangre cuyo ADN correspondía con el de Jesús Daniel Díaz García.

Ahí mismo se localizaron las dos camionetas usadas para privar de la libertad a los jóvenes, armas, identificaciones apócrifas de la PGR y unos aros aprehensores con ADN de Marco Francisco García Ávalos.

La Fiscalía señaló que después de asesinar a los jóvenes, sus captores llevaron los cuerpos a la finca de la calle Amapola 450, en la colonia Prados de Coyula, donde supuestamente los deshicieron en ácido.

En esa casa se encontraron 46 bidones de 56 litros con ácido sulfúrico al 98%, además de 3 tinacos con restos de ácido sulfúrico y material orgánico del que es imposible extraer ADN.

Por la cantidad de ácido encontrado, la Fiscalía de Jalisco indicó que se presume que fueron deshechos los cuerpos de más personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *