Publicado en Destacado, NACIONAL.

Seguramente en alguna ocasión has escuchado hablar de las palomas mensajeras, las cuales son populares por llevar atadas en sus patas alguna nota.

Aunque suene como un medio anticuado para comunicarse es muy útil para las personas que no quieren ser descubiertas.

Hace unos meses te dimos a conocer el caso de una paloma ‘narcotraficante’ la cual transportaba cocaína y mariguana en una mini mochila que cargaba en su espalda.

En aquella ocasión el animal fue capturado por la policía de Kuwait en la frontera con la ciudad de Abdali. 

Un caso similar se acaba de suscitar recientemente en Costa Rica, sólo que en esta ocasión el protagonista no es un ave, sino un gato y no, no llevaba sustancias ilícitas, sino equipo tecnológico.

De acuerdo con el portal CNN Latinoamérica, varios funcionarios de la Policía Penitenciaria comenzaron a sospechar del minino cuando lo descubrieron vagando cerca las instalaciones de la cárcel con una pequeña bolsa atada a su cuello.

La primera ocasión que intentaron capturarlo el animal se escondió en una alcantarilla. Luego de dos horas de espera, el gato salió de su escondite muy decidido a entrar al penal cuando fue atrapado por los policías.

Dentro del pequeño costal color oscuro, se encontraba un celular con su cargador y los audifonos. 

Según información dada por Pablo Bertozzi, director de la Policía Penitenciaria, los reos entrenan a los animales para trasladar objetos y sustancias, lo que les permite seguir coordinando crímenes y hasta cometerlos, como el caso de las tan sonadas estafas telefónicas. 

“Nuestra preocupación es lo que implica y significa a nivel de delincuencia el ingreso de celulares, esto permite la continuidad de acciones delictivas desde las cárceles. Las personas que hacen estás cosas no quieren someterse a los procesos de inserción social y aprovechan las vulnerabilidades del mismo sistema para continuar cometiendo delito”, expresó el director policial.

Las autoridades revelaron que el felino pasó por un tomatal que se encuentra a  un lado del penal, brincó una malla e iba directo para el área B de mínima seguridad.

Así mismo informaron que creen que existe una banda de gatos que realiza acciones similares, por lo que planean extremar la seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *