Publicado en Columnistas, Destacado.

 

*Museo de la corrupción *

 

El pasado viernes, un juez de control de la ciudad de Córdoba, resolvió que la bodega con bienes propiedad de la familia Duarte Macías, pasarán a formar parte de la Fiscalía, claro que sólo será temporal, porque el fiscal Jorge Winckler Ortíz de manera inmediata trasladará el dominio y propiedad en favor, no del Gobierno de Veracruz, sino de los intereses del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

Tal vez no lo recuerde, pero el pasado 20 de febrero de 2017 la Fiscalía aseguró una bodega en Córdoba, que en su interior guardaba de todo, cuando digo de todo, es literal, desde pinturas de arte, almohadas, balones de futbol, sillas de rueda, un proyector de cine, la vajilla oficial del Gobierno de Veracruz y hasta los ya famosos diarios de Karime Macías con las planas de “sí merezco abundancia”.

Tras el aseguramiento de ese inmueble, tuvieron que pasar 8 meses, para que la Fiscalía General estuviera en condiciones de iniciar una carpeta de investigación y solicitar a un juez se declarara el abandono de esos bienes, y con ello, trasladar el dominio a favor de dicha instancia, que sólo será de membrete, pues quien realmente dispondrá será el gobernador.

Pues ya con estos antecedentes, el viernes pasado un juez resolvió declarar el abandono de esos bienes y sumarlos al patrimonio de la Fiscalía, y ahora la gran pregunta es ¿qué se hará con todos esos artículos?

Desde que se dio el aseguramiento del inmueble, este humilde contador de historias, propuso realizar una exposición itinerante de algo que pudiera titularse el “Museo de la corrupción”, porque reza la frase casi bíblica “aquel pueblo que olvida su pasado, está condenado a repetirlo”.

Entonces que mejor, que exhibir los lujos y abusos que cometió Javier Duarte de Ochoa, para que no se le olvide a los veracruzanos esa etapa oscura, y no ocurra, que el día de mañana, Javidu se convierta en candidato a gobernador nuevamente, y lo peor, que pudiera ganar.

Por ello, desde el micrófono del 92.9 FM, y ahí quedó grabado en el noticiero junto al señor José Morales que propusimos un “Museo de la corrupción”.

Sin embargo, también es importante señalar que existen algunos cuadros de arte, en particular oleos, que no se ha especificado los autores, pero mucho se rumoró que pudieran ser cuadros del pintor colombiano Fernando Botero, que de ser auténticos, deberían exhibirse en los distintos museos del Estado, para que los veracruzanos pudieran tener la oportunidad de observar esa calidad de arte.

En cuanto al resto de los artículos, aquellos que causan morbo, pues no cabe duda, deben ser parte de una colección del “Museo de la corrupción”. Incluso existe la posibilidad que por la gran cantidad de artículos, puedan abrirse diversas exposiciones y que cada una recorra una parte de la entidad hasta completar los 212 municipios.

Sólo para recordar, algunos de los objetos encontrados fueron: una colección de balones de los mundiales, sus alcancías, sus diarios personales, los pergaminos de las bendiciones otorgadas por el Papa Benedicto XVI, más de 400 puros, óleos y dibujos a lápiz de ellos, sables de Jedi, un juego de cubiertos para comer mariscos de más 60 mil pesos, un proyector de cine profesional y 12 sillones de piel para un cinema, cientos de piezas de cerámicas (muchas de ellas en forma de calabaza) y 13 pares de mancuernillas.

Algunos de los artículos personales de Javier Duarte de Ochoa era una caja que contenía 12 cepillos para el cabello, un recetario para hacer 500 cocteles, una pluma conmemorativa a la Independencia de México de la cual sólo se hicieron 400 ejemplares, una placa metálica con la imagen del Palacio de Bellas Artes dedicada al ex gobernador, su fotografía de graduación del Tecnológico de Monterrey de la Maestría de Gestión Pública Aplicada en 2009 y una foto junto a la ex líder nacional del PRI, Beatríz Paredes con la leyenda “No fallarle al pueblo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *