Publicado en Destacado, ESTATAL, REGIÓN SUR.

MATIAS ROMERO, Oaxaca.- Los cadáveres de tres jóvenes fueron hallados, semidesnudos y con las manos atadas a la espalda, con varios impactos de bala, la tarde de este viernes a un costado de la carretera federal.

El macabro hallazgo ocurrió cerca de los límites entre los estados de #Oaxaca y #Veracruz, en las inmediaciones de la agencia municipal de La Cumbre y el sitio conocido como La Istmeña.

Un reporte telefónico alertó a las corporaciones de seguridad pública sobre el descubrimiento, pero en un principio se mencionaban sólo dos cuerpos sin vida entre la maleza.

Elementos policiacos del Quinto Sector #Palomares acudieron al lugar de los hechos para verificar lo sucedido.

Al arribar a lugar de los hechos, los uniformados encontraron a tres sujetos semidesnudos y amarrados con las manos hacia atrás, quienes presentaban varios impactos de bala de grueso calibre.

Cuando los policías acudieron al lugar del hallazgo, se percataron que eran tres los ejecutados
Un tatuaje, única pista

Se estableció que uno de los ejecutados tiene tatuado el nombre de Víctor Jesús y muestra claras huellas de tortura.

Los efectivos policiacos acordonaron el área para reportar el hecho a la Agencia Estatal de Investigaciones, del grupo Palomares, para que se hiciera cargo de los cuerpos.

De acuerdo a los reportes oficiales, estos tres ejecutados al estilo de la mafia, se encuentran registrados hasta el momento como desconocidos.

Trascendió que no son vecinos de los pueblos cercanos y se presume que pueden ser del vecino estado de Veracruz, pero no se ha podido confirmar su procedencia.

Los agentes investigadores del grupo Palomares se hicieron cargo del legajo de investigación correspondiente e iniciaron con las indagatorias.

Después, ordenaron el levantamiento de los cadáveres y su traslado al anfiteatro municipal para la debida necropsia de ley a cargo de los peritos forenses.

Uno de los ejecutados tiene tatuado el nombre de Víctor Jesús y muestra claras huellas de tortura
Las necrocirugías determinarán las verdaderas causas de la muerte de estos sujetos, al margen de que a simple vista se les aprecian varios impactos de bala.

Los agentes investigadores esperan que los familiares de estos malogrados sujetos, de un momento a otro se presenten a reclamar a sus cadáveres para que les sean entregados.

En caso contrario, estos ejecutados serán sepultados en una fosa común, como suele suceder en estos casos, donde la delincuencia no deja evidencias y los cuerpos no son reclamados.

A los jóvenes ejecutados se les calcula una edad de entre 19 y 23 años de edad.

Fueron masacrados y tirados a la orilla de la carretera federal.

Se presume que no fueron ejecutados en el lugar del hallazgo, sino que sólo fueron arrojados ahí para despistar a los guardianes del orden.

Con información de NviNoticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *