Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un hombre murió cuando conducía un automóvil blanco en una zona donde estaban colocados unos conos de tráfico que advertían no pasar por allí, pues había cables eléctricos que se habían caído al suelo debido a la tormenta de nieve que azotó el estado, informaron las autoridades de Franklin Lakes.

La policía indicó que los conos fueron colocados para que nadie circulara en esa zona, aunque al parecer el vehículo golpeó el cable, provocando un incendio que envolvió rápidamente todo el automóvil sin que diera tiempo al conductor de salir.

Por lo anterior, las autoridades recomendaron a los conductores prestar atención a las señales de tráfico, no tocar cables caídos, alejarse del lugar y no entrar en pozos de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *