Publicado en Destacado, Especial, REGIÓN SUR.

Jóvenes estudiantes, niños, adultos y amas de casa montaron en histeria colectiva al escuchar justo a la hora de salida de clases, el sonar de la metralla en las inmediaciones del pueblo, rumbo a la colonia El Azufre en la comunidad de Almagres, perteneciente a este municipio, pensando en posible intercambio de balas entre delincuentes especializados en el robo y trasiego de combustible.

Sin embargo, minutos después de las primeras detonaciones se dieron cuenta que eran policías, al parecer estatales en coordinación con fuerzas castrenses que al parecer habían implementado un fuerte operativo policiaco en la comunidad quesera de Almagres para dar con el paradero de personas dedicadas al robo de combustible.

Aunque la versión se manejó con fuerte hermetismo, trascendió extra oficialmente que los hechos se dieron alrededor de la una de la tarde, por lo que en las calles había estudiantes de todos los niveles saliendo de sus respectivas escuelas y al escuchar el sonido de la metralla los gritos de terror se dieron casi por todo el pueblo, por lo que padres de familia también salieron a buscar a sus hijos para resguardarlos de alguna bala perdida.

Más tarde se indicó que en el enfrentamiento habría policías lesionados así como infractores de la ley, hablándose extra oficialmente de varias personas detenidas así como camionetas aseguradas.

Todos fueron trasladados durante la tarde de este martes a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública con sede en la ciudad de Acayucan para después ponerlos a disposición de las autoridades correspondientes.

BOLETIN OFICIAL

Horas más tarde se dio a conocer de manera parcial, la información al respecto, indicándose que sobre la calle Pino Suárez y Callejón del Ferrocarril se localizaron tres unidades de 3.5 toneladas conteniendo en su área de carga cuatro mil litros de combustible, aproximadamente. Al percatarse de esta situación, los efectivos policiacos hicieron reconocimiento de área, encontrando en un predio aparentemente baldío cinco unidades más, siendo cuatro de 3.5 toneladas y una pipa con tanque con capacidad de diez mil litros. Ahí se decomisaron otros cuatro mil litros de combustible aproximadamente.

Siguiendo la ruta del decomiso y con toda la precaución posible, los oficiales encontraron en la parte de atrás de la calle Benito Juárez, una camioneta Ram y una de 3.5 toneladas, conteniendo veinte tambos de doscientos litros cada uno, todos llenos a su máxima capacidad de combustible, al parecer gasolina.

En la siguiente calle, identificada como Libertad, se ubicaron otras unidades más, siendo tres camionetas de 3.5 toneladas y una camioneta Chevrolet.

Las unidades y el combustible quedaron asegurados y trasladados a la base policial de Acayucan para ser puestos a disposición de las autoridades correspondientes.

 

 

Foto: Imagen del Golfo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *