Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió hoy en la necesidad de armar a los maestros como medida para afrontar la violencia armada en escuelas públicas del país y anunció que tomará acciones en este frente sin esperar a que el Congreso lo haga.

En un encuentro con gobernadores en la Casa Blanca, Trump dijo que tras la masacre en una escuela preparatoria en Florida hace dos semanas, es ya momento de actuar e indicó que él haría su parte eliminando un aditamento utilizado en rifles semiautomáticos de asalto conocido como “bump stock” (o acelerador de disparos).

“Por cierto, los ‘bum stock’, los estamos eliminando, los estoy eliminando yo mismo. No me importa si el Congreso lo hace o no”, dijo sobre el dispositivo que permite incrementar la capacidad de disparo de un arma semiautomática, y que fue utilizado por el pistolero que cometió la masacre en Las Vegas, en octubre pasado.

El mandatario insistió de nueva cuenta en la necesidad de “endurecer” las medidas de seguridad en las escuelas para que dejen de ser un blanco fácil, “y esto incluye permitir al personal bien entrenado y certificado para que porten armas de fuego de manera oculta”.

“No sé si las escuelas van a poder contratar a cien agentes de seguridad”, cuestionó para justificar su propuesta, al insistir en que el número de personas armadas sería reducido, pero su iniciativa no fue bien recibida por el gobernador del estado de Washington, el demócrata Jay Inslee.

En un breve intercambio con Trump, Inslee dijo que sin importar el potencial porcentaje de esta propuesta, la idea no ha sido bien recibida por los maestros en su estado.

“He hablado con los maestros de Biología y ellos no quieren hacer eso en ningún porcentaje. He hablado con los maestros del primer año de primaria, y ellos no quieren portar armas”, dijo e indicó que aún entre los policías no existe apoyo.

Inslee precisó que como el propio Trump lo ha sugerido, lo que se requiere ahora es un diálogo con todos los actores para encontrar la mejor solución, y en clara alusión al mandatario, sugirió que quizá lo que se necesita son “menos tuits, escuchar un poco más y dejar eso fuera de la mesa”.

El comentario no pareció agradar al mandatario, quien con el gesto serio refutó al demócrata que existen ya estados como Texas, donde los republicanos tienen el control político, donde algunas escuelas permiten la presencia de personal armado.

El mandatario tuvo igualmente palabras duras para algunos de los primeros policías que respondieron al ataque en la escuela Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, tras revelarse que un policía adscrito a la protección de esa escuela no ingresó al inmueble para enfrentar al pistolero.

Trump calificó de “repugnante” y como una “vergüenza” la actuación de algunos de los oficiales policiacos, y aseguró que “que yo hubiera corrido ahí, aún si no tuviera un arma, y creo que la mayoría de la gente de este cuarto habría hecho eso también”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *