Publicado en ACAYUCAN, Destacado, Principal.

VIRGILIO REYES LÓPEZ / ACAYUCAN /

Vecinos aledaños al rancho “Potomac” del extitular de la Sedarpa en el estado Manuel Martínez de Leo, advirtieron que de nueva cuenta se ha logrado sentir el olor a combustible proveniente del arroyo “Michapan”; lo cual sucede seguido.

Los pobladores temen que se presente un incidente mayor como los ya ocurrido, pero también que se siga acabando con todo tipo de peces que anteriormente podrían obtenerse en el arroyo localizado en el tramo de la comunidad de San Miguel.

El olor a combustible, llega sobre todo en las madrugadas y en las mañanas, que es cuando mencionan que operan los “chupaductos” que han causado grave daño ambiental.

“Hay peces que luego amanecen muertos, pero también ya ni llegan hasta la parte baja como antes, ahora tenemos que ir a pescar a las pozas de arriba que están antes de llegar al rancho”, refiere uno de los afectados.

Refieren que se centra la contaminación en un área de la propiedad de Martínez de Leo que también son tipos pozas que es donde se concentra el olor a combustible.

La propiedad está casi en el abandono, por eso operan con toda facilidad los “chupaductos”, sin que nadie pueda frenar no sólo su actividad, sino que el daño que ocasionan al arroyo y por ende a los habitantes.

Exponen que hay días en los cuales la ropa que es llevada a lavar en este punto, le queda impregnado el olor a residuos.

La comunidad de San Miguel se ha convertido en un punto clave para que puedan operar los “chupaductos”. En el rancho “Potomac” han sido descubierto numerosas tomas clandestinas, la actividad sigue, así como también los daños ambientales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *