Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La policía alemana investiga un caso de acoso severo de pizza en la ciudad occidental de Dortmund, donde alguien ha “bombardeado” a un abogado enviando decenas de dicho alimento a su oficina.

El abogado presentó cargos en enero, pero dijo a las autoridades que no tenía idea de quién estaba detrás de indeseada entrega de alimentos.

El periódico Ruhr Nachrichten identificó al abogado como Guido Grolle, quien les dijo que ya había recibido más de 100 pizzas. Grolle dice “es muy irritante, ya ni siquiera hago mi trabajo”.

Y últimamente, los gustos del comprador anónimo han cambiado: también ha enviado sushi, salchichas y comida griega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *