Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El gobierno brasileño pondrá en marcha esta semana un plan para permitir la llegada de más militares y un hospital de campaña a Roraima, estado fronterizo con Venezuela y enclavado en la selva amazónica, ante el aumento del flujo de inmigrantes de ese país, dijeron hoy las autoridades.

Dos días después de que el presidente Michel Temer viajara a la región, el ministro brasileño de Defensa dijo que se declarará la “emergencia social” en Roraima para permitir que las Fuerzas Armadas coordinen las tareas “humanitarias” en la frontera.

“El efectivo militar para cuestiones de apoyo humanitario pasará de 100 para 200 militares”, dijo el titular de Defensa, Raúl Jungmann.

Se crearán nuevos puestos de control para intensificar los controles de inmigrantes, aunque Brasil asegura que no cerrará su frontera con Venezuela y dará asistencia a los “refugiados” ayudándoles a distribuirse por otros estados del gigante sudamericano.

Temer presentará mañana o el viernes una medida provisoria –un instrumento legislativo de urgencia que permite al Ejecutivo evitar al Parlamento- para hacer frente al flujo migratorio de venezolanos, aproximadamente 40 mil en los últimos meses, según cifras oficiales.

Colombia ya desplegó cientos de militares en la frontera con Venezuela tras el aumento de inmigrantes procedentes del país, que se estima en 550 mil en el segundo semestre.

Brasil, que comparte más de dos mil kilómetros de frontera con Venezuela, teme una oleada migratoria descontrolada después de que los venezolanos se convirtieran en la primera nacionalidad en número de pedidos de refugio, por delante de Haití.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *