Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Canadá confía en que el arraigo de los salvadoreños en Estados Unidos y el cabildeo entre las comunidades centroamericanas en ese país impedirán que haya una migración masiva ilegal a raíz de que el gobierno estadunidense decidió terminar con el Estatus de Protección Temporal (TPS).

El ministro canadiense de Inmigración, Refugio y Ciudadanía, Ahmed Hussen, señaló que los inmigrantes centroamericanos tienen “profundas raíces” en sus comunidades en el vecino país.

“Ellos tienen hijos, trabajo, hipotecas”, agregó el ministro para ejemplificar que no fácilmente emprenderán el largo camino hacia la frontera con Canadá, especialmente ahora que han bajado las temperaturas a menos 30 o 40 grados centígrados.

A raíz de las políticas antiinmigrantes del presidente estadunidense Donald Trump, miles de solicitantes de asilo provenientes de Estados Unidos, sobre todo haitianos y musulmanes, cruzaron la frontera a pie durante 2017.

De acuerdo con cifras del gobierno canadiense, hubo más de 10 mil solicitudes de refugio por parte de quienes cruzaron irregularmente entre mediados de marzo y fines de septiembre en los puntos migratorios no oficiales.

El anuncio de Trump de cancelar el TPS afectaría a cerca de 200 mil salvadoreños en Estados Unidos, quienes tienen hasta el 9 de septiembre de 2019 para dejar el país o enfrentarán la deportación, pero por lo pronto son potenciales migrantes a Canadá.

También pueden verse afectados 60 mil haitianos, 60 mil hondureños y dos mil 500 nicaragüenses.

A finales del año pasado, el gobierno canadiense envió a Estados Unidos a sus funcionarios migratorios, así como a legisladores, a hablar con las asociaciones de migrantes centroamericanos y haitianos para explicarles que entrar ilegalmente a Canadá y pedir refugio no es un “pase automático”.

El diputado federal Pablo Rodríguez, de origen argentino y el único hispanohablante de la bancada liberal en el Parlamento canadiense, ha realizado algunos viajes a Estados Unidos para hablar con las comunidades hispanas.

La próxima semana, Rodríguez viajaría de nuevo a Los Ángeles, California, para continuar con esta gestión informativa.

Algunas asociaciones salvadoreñas en Canadá piden al gobierno del primer ministro Justin Trudeau que establezca un programa específico para acoger a los salvadoreños afectados por el fin del TPS.

“Muchos de estos salvadoreños han estado en Estados Unidos desde 2001 por lo que están preparados, tienen habilidades, no vendrían con las manos vacías sino a poner empresa o a fortalecer la fuerza laboral calificada”, dijo Angela Ventura, de la Asociación de El Salvador en Windsor, Ontario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *