Publicado en Destacado, NACIONAL.

Con tan sólo 11 años de edad, Candelaria Jiménez, falleció luego de que sus padres le dieran medicamentos sin una receta de por medio y provocaran una intoxicación que terminó por matarla.

Los hechos se dieron en la comunidad de Ramos Arizpe, Coahuila, hasta donde llegaron los padres de la menor a la Clínica número 1 del IMSS, ya que presentaba un cuadro grave de intoxicación del que ya no se recuperó.

Los médicos, al interrogar a los padres descubrieron que la niña se había enfermado de vómito y diarrea, por lo que intentaron curarla con Paracetamol, Naproxeno, Sufatiazol y Trimetropina, ésta última, usada en el combate de las infecciones urinarias y gastrointestinales que sólo se adquiere con receta médica.

Los médicos diagnosticaron a la menor con intoxicación provocada por la ingesta de fármacos; a pesar de los esfuerzos médicos, fue declarada muerta a las 6 de la mañana del mismo martes.

Los padres fueron interrogados por las autoridades locales, y el cadáver de Candelaria fue llevado al Servicio Médico Forense de Coahuila, para detallar las causas de la muerte.

La automedicación en México es una práctica común pero que puede tener consecuencias letales, según el Inegi más del 42% de los mexicanos suele automedicarse con fármacos de fácil acceso principalmente para aliviar dolores en la garganta y pecho, sin pensar en los posteriores efectos negativos.​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *