Publicado en Deportes, Deportes destacado, Destacado.

Una mano dudosa y polémica de Bruno Valdez dentro del área, fue la única forma que encontraron los Tigres esta noche, para poder resquebrajar a la defensa de América, que sumaba 270 minutos sin recibir gol, y llevarse una mínima ventaja a la Sultana del Norte en la serie de semifinales del Apertura 2017.

Los felinos no fueron capaces de hacer valer la superioridad que demostraron los primeros 90 minutosen la cancha del Estadio Azteca, sin embargo supieron sacar provecho de la pena máxima señalada por el árbitro, Óscar Macías Romo, y de la sequía de goles por la que atraviesas las Águilas, que llegaron a 270 minutos sin poder marcar un tanto.

La pobre producción ofensiva del cuadro de Miguel Herrera se vio reflejada cuando en las pocas llegadas de peligro que generó. Su primer disparo o intento de disparo al marco de Nahuel Guzmán llegó hasta el minuto 38, y fue hasta la recta final del juego que tuvo el más claro, en una chilena de Mateus Uribe que se fue raspando uno de los postes del marco rival.

Antes del gol, los regiomontanos tuvieron tres oportunidades para abrir el marcador, e incluso llevarse una ventaja cómoda al descanso. Pero Agustín Marchesín, una vez más, estuvo excelso protegiendo su portería y manteniendo a la escuadra de Coapa en la pelea por la seria. (Medio Tiempo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *