Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El papa Francisco aterrizó en Rangún el lunes para visitar las pequeñas comunidades católicas de Birmania (Myanmar) y Bangladesh y acercarse a algunos de los más apartados y pobres del continente, pero la gran pregunta es si evitará emplear el término ‘rohinyá’ durante su gira asiática.

Este asunto dominó los días previos al viaje, que terminará con un encuentro con jóvenes en Dacca, Bangladesh, el sábado.

A su llegada a Rangún, el pontífice argentino fue recibido por la jerarquía católica local y su caravana pasó junto a miles de fieles que esperaban junto a la carretera vestidos con trajes tradicionales y tocando música.

Niños con atuendos tradicionales saludaron a Francisco, que se desplazó en un auto azul, mientras coreaban “¡Viva el Papa!” y ondeaban pequeñas banderas de plástico del país y la Santa Sede.

Carteles deseando “la más cordial de las bienvenidas” se alineaban a lo largo del recorrido del coche papal hasta la ciudad.

En su viaje desde Roma, el pontífice saludó a los reporteros que viajaban con él y se disculpó por las altas temperaturas que se esperaban en su destino, con 32 grados centígrados a su llegada y la previsión de que aumenten durante su estancia.

En Birmania, Francisco se reunirá por separado con la líder civil del país, Aung San Suu Kyi, con el poderoso jefe del ejército y con monjes budistas.

Más tarde en la semana viajará a Bangladesh, donde recibirá a una delegación de musulmanes rohinyá y se verá con autoridades políticas y religiosas del país en Dacca.

El programa de las visitas se completará con misas para los católicos y encuentros con la jerarquía católica local.

CRISIS DE LOS ROHINYÁ, UN DESAFÍO

La iglesia católica birmana ha pedido públicamente al argentino que evite la palabra ‘rohinyá’, que muchos birmanos rechazan porque el grupo étnico no es una minoría reconocida.

En los últimos meses, los rohinyá han enfrentado lo que Naciones Unidas describió como una ‘limpieza étnica de manual’ por parte del ejército en el empobrecido estado de Rakhine.

Más de 620 mil rohinyás han huido a Bangladesh desde agosto.

Francisco, sin embargo, ya rezó antes por “nuestros hermanos y hermanas rohinyá” y cualquier decisión de evitar la palabra podría verse como una capitulación ante el ejército birmano y una mancha en su legado de defensa de los oprimidos y marginados de la sociedad, sin importar las connotaciones políticas.

Ser un líder religioso, un líder católico, significa que se está en buena consideración, pero por supuesto que existe la preocupación de que si dice algo la gente pueda decir ‘Ok, ha venido a entrometerse’”, explicó el analista birmano Khin Zaw Win, expreso político.

Por esto, creo que se necesita mucha diplomacia, además de relaciones públicas”, consideró.

El viaje se planeó antes del último estallido de violencia en agosto, cuando insurgentes rohinyás atacaron puestos de seguridad en Rakhine.

Las fuerzas de seguridad del país respondieron con una campaña de tierra quemada que obligó a más de 620 mil miembros de la minoría a huir a Bangladesh, donde viven en precarios campos de refugiados.

En el de Kutupalong, en el sur de Bangladesh, Senu Ara, de 35 años, elogió la visita del Papa por lo que podría hacer por los refugiados.

Podría ayudaros a lograr la paz que buscamos tan desesperadamente”, señaló.

Incluso si nos quedamos aquí puede mejorar nuestra situación. Si decide enviarnos de vuelta, lo hará de forma pacífica”, comentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *