Publicado en Destacado, ESTATAL.

ría Eugenia Cruz Mejía quedó tendida al borde de la muerte fuera del taller donde trabaja. Fue apuñalada por su esposo el 23 de noviembre, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

“Maru” se encuentra hospitalizada en terapia intensiva en el Instituto Mexicano del Seguro Social en Veracruz, uno de los 11 municipios del estado en el que se decretó, hace un año, la Alerta por Violencia de Género.

Antonio “W”, esposo de María Eugenia, llegó a buscarla al taller, le pidió que saliera unos minutos para platicar con ella respecto a su situación de pareja y la custodia de su hijo, de tres años.

“Estando ahí empezaron a platicar, se hicieron de palabras hubo manoteos y después me la agredió, la golpeó, la estaba golpeando cuando salió una señora del taller, se dio cuenta, se lo quitó, porque si no ahí me la mata, mi hija se debate entre la vida y la muerte aquí en el hospital”, comentó Daniel Cruz Solano, padre de “Maru”.

De inicio, pensaron que Antonio “W” solo la estaba golpeando, después se percataron que la apuñaló.

“Ella comentó que fueron siete puñaladas las que le dio cuando estaba consciente; me le perforó el pulmón, el estómago, el intestino, diafragma y la más grave de todas fue que le cortó la zona del cuello y le tuvieron que operar para arreglarle la faringe”, dijo Cruz Solano.

Añadió que el esposo de María Eugenia “llevaba tres cuchillos, pero la Fiscalía nada más presentó uno, que fue con el que la hirió”.

El caso de “Maru” refleja el resultado del reporte presentado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). En promedio, ocho mujeres son asesinadas cada día, con mayor violencia y saña.

El todavía esposo de María Eugenia fue detenido en el momento de la agresión, sin embargo, los padres de la joven temen que sea puesto en libertad.

“Su mamá trabaja en el Poder Judicial Federal, tenemos miedo de que mueva influencias, que pida favores. Ella estaba en trámite de divorcio, tiene un hijo, mi nieto de tres años, lo que me comentó es que la señora fue al juzgado a pedir favores a la juez, y pidiendo favores a la gente de la oficina”, expresó Daniel Cruz Solano, padre de “Maru”.

Rosa Mejía Barradas, madre de “Maru”, teme que su nieto de tres años esté en riesgo. “Mi temor es que como yo le llevo al kínder, yo lo traigo, me lo lleguen a quitar. Porque yo no le deseo a nadie, a ninguna madre lo que está sufriendo ahorita mi hija y nosotros como padres”.

El proyecto “Asesinatos de mujeres y niñas por razón de género, feminicidios en la entidad veracruzana”, realizado por investigadoras de la Universidad Veracruzana indica que 219 mujeres han sido asesinadas de enero a octubre; el 71%, 156 a manos de su pareja o ex pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *