Publicado en Destacado, NACIONAL.

Gua­da­la­ja­ra, Jal.— La de­fen­sa de de­re­chos hu­ma­nos vuel­ve a es­tar en la mi­ra de la in­se­gu­ri­dad en el país. Un tra­ba­ja­dor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Co­mi­sión Es­ta­tal de De­re­chos Hu­ma­nos de Ja­lis­co (CEDHJ) fue se­cues­tra­do cuan­do se di­ri­gía a su ofi­ci­na en la co­lo­nia Ame­ri­ca­na.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno, Roberto Ló­pez La­ra, in­for­mó que hay dos lí­neas de in­ves­ti­ga­ción en el ca­so: un pro­ble­ma que in­vo­lu­cra a su fa­mi­lia y un li­ti­gio por tie­rras que lle­va en Si­na­loa.

De acuer­do con las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, Juan Car­los Castillo Flo­res, au­xi­liar de la Cuar­ta Vi­si­ta­du­ría, cir­cu­la­ba en su Jeep ro­jo cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por hom­bres ar­ma­dos que lo ba­ja­ron del vehícu­lo y lo subie­ron a otro au­to.

De acuer­do con las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, Juan Car­los Castillo Flo­res, au­xi­liar de la Cuar­ta Vi­si­ta­du­ría, cir­cu­la­ba en su Jeep ro­jo cuan­do fue in­ter­cep­ta­do por hom­bres ar­ma­dos que lo ba­ja­ron del vehícu­lo y lo subie­ron a otro au­to.

La fis­ca­lía tra­ba­ja en la iden­ti­fi­ca­ción de los res­pon­sa­bles.

El pre­si­den­te de la CEDHJ, Al­fon­so Her­nán­dez Ba­rrón, exi­gió la lo­ca­li­za­ción de su com­pa­ñe­ro y que se pro­te­ja a la fa­mi­lia. Ar­gu­men­tó que pa­ra no en­tor­pe­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes la Co­mi­sión no pro­por­cio­na­rá más in­for­ma­ción del ca­so.

El se­cues­tro su­ce­de cua­tro días des­pués del ase­si­na­to del óm­buds­man de Ba­ja California Sur, Sil­ves­tre de la To­ba, cu­yo cri­men es in­ves­ti­ga­do por una fis­ca­lía es­pe­cial, anun­ció ayer el go­bierno es­ta­tal.

El re­la­tor es­pe­cial de Na­cio­nes Uni­das so­bre la Si­tua­ción de los De­fen­so­res de De­re­chos Hu­ma­nos, Mi­chel Forst, con­de­nó el ase­si­na­to de De la To­ba.

Gua­da­la­ja­ra. — Un tra­ba­ja­dor ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Co­mi­sión Es­ta­tal de De­re­chos Hu­ma­nos de Ja­lis­co (CEDHJ) fue pri­va­do de su li­ber­tad la ma­ña­na de ayer cuan­do se di­ri­gía a su ofi­ci­na en la co­lo­nia Ame­ri­ca­na de Gua­da­la­ja­ra; se­gún las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les, hay dos lí­neas de in­ves­ti­ga­ción: un pro­ble­ma en el que es­ta­ría in­vo­lu­cra­da su fa­mi­lia y un li­ti­gio por tie­rras que lle­va en Si­na­loa.

No obs­tan­te, in­for­ma­ción ex­tra­ofi­cial ema­na­da de la fis­ca­lía del es­ta­do in­di­ca que no se des­car­ta la hi­pó­te­sis del se­cues­tro; in­clu­so, en un prin­ci­pio se in­ten­tó res­guar­dar su iden­ti­dad, pe­ro más tar­de fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Juan Car­los Castillo Flo­res, au­xi­liar de la Cuar­ta Vi­si­ta­du­ría, don­de se in­ves­ti­gan asun­tos de se­gu­ri­dad, co­mo des­apa­ri­cio­nes o cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la fis­ca­lía del es­ta­do.

No obs­tan­te, in­for­ma­ción ex­tra­ofi­cial ema­na­da de la fis­ca­lía del es­ta­do in­di­ca que no se des­car­ta la hi­pó­te­sis del se­cues­tro; in­clu­so, en un prin­ci­pio se in­ten­tó res­guar­dar su iden­ti­dad, pe­ro más tar­de fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Juan Car­los Castillo Flo­res, au­xi­liar de la Cuar­ta Vi­si­ta­du­ría, don­de se in­ves­ti­gan asun­tos de se­gu­ri­dad, co­mo des­apa­ri­cio­nes o cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la fis­ca­lía del es­ta­do.

Los in­ves­ti­ga­do­res que lle­ga­ron al si­tio don­de ocu­rrió el he­cho re­ca­ba­ron al­gu­nos da­tos con ve­ci­nos y tra­ba­ja­do­res de la zo­na, don­de pre­do­mi­nan las ofi­ci­nas y hay un edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos.

Se­gún es­ta in­for­ma­ción, po­co des­pués de las ocho ho­ras de ayer, Castillo Flo­res cir­cu­la­ba en su Jeep ro­jo, pla­ca JJB9665, por la ca­lle Pe­dro Mo­reno, cuan­do fue in­ter­cep­ta­do a la al­tu­ra de la ca­lle Ber­nar­do de Bal­bue­na por su­je­tos ar­ma­dos que lo ba­ja­ron del vehícu­lo y se lo lle­va­ron en otro au­to.

El Jeep que­dó a me­dia ca­lle con la puer­ta del con­duc­tor abier­ta, jus­to a una cua­dra de la Co­mi­sión Es­ta­tal de los De­re­chos Hu­ma­nos. Fue­ron com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo de Castillo Flo­res quie­nes re­co­no­cie­ron el vehícu­lo y lo re­por­ta­ron a las au­to­ri­da­des.

La fis­ca­lía in­for­mó que se tu­vo ac­ce­so a un par de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ubi­ca­das en una ofi­ci­na, jus­to en­fren­te de don­de ocu­rrió el he­cho, por lo que se tra­ba­ja en la iden­ti­fi­ca­ción de los res­pon­sa­bles.

La fis­ca­lía in­for­mó que se tu­vo ac­ce­so a un par de cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ubi­ca­das en una ofi­ci­na, jus­to en­fren­te de don­de ocu­rrió el he­cho, por lo que se tra­ba­ja en la iden­ti­fi­ca­ción de los res­pon­sa­bles.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno de Ja­lis­co, Roberto Ló­pez La­ra, fue quien con­fir­mó que se te­nían dos hi­pó­te­sis so­bre los he­chos: “Hay dos te­mas, uno fa­mi­liar y un jui­cio que lle­va fue­ra del es­ta­do, en Si­na­loa, pe­ro qui­sie­ra que las in­ves­ti­ga­cio­nes si­gan su cau­ce por el si­gi­lo que se tie­ne en la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción”.

Ló­pez La­ra se­ña­ló que las en­tre­vis­tas y los vi­deos han per­mi­ti­do avan­zar en las in­da­ga­to­rias; sin em­bar­go, las ver­sio­nes ex­tra­ofi­cia­les se­ña­lan que el asun­to que Castillo Flo­res lle­va­ba en Si­na­loa no era de­li­ca­do.

Aun­que el au­xi­liar de la Cuar­ta Vi­si­ta­du­ría de la CEDHJ ayu­da­ba con al­gu­nas de las in­ves­ti­ga­cio­nes de és­ta, per­so­nal del or­ga­nis­mo se­ña­ló que nin­guno de los ca­sos que co­no­cían eran con­si­de­ra­dos de al­to ries­go.

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Es­ta­tal de De­re­chos Hu­ma­nos de Ja­lis­co, Al­fon­so Her­nán­dez Ba­rrón, la­men­tó los he­chos y emi­tió un pro­nun­cia­mien­to que dis­tri­bu­yó a tra­vés de re­des so­cia­les.

“Fue víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia y de la vio­len­cia que nos afec­ta a to­das y a to­dos, fue pri­va­do de su li­ber­tad cuan­do lle­ga­ba a la­bo­rar a nues­tra ins­ti­tu­ción; en és­te, co­mo en to­dos los ca­sos que son de mues­tro co­no­ci­mien­to, ac­tua­mos de in­me­dia­to y so­li­ci­ta­mos la in­ter­ven­ción opor­tu­na, coor­di­na­da y efi­cien­te de las au­to­ri­da­des de los dis­tin­tos ni­ve­les de go­bierno”, se­ña­ló.

Acom­pa­ña­do por los vi­si­ta­do­res de la Co­mi­sión, Her­nán­dez Ba­rrón exi­gió la lo­ca­li­za­ción de su com­pa­ñe­ro y se pro­te­ja a la fa­mi­lia.

“Lo peor que pue­de ocu­rrir­nos es que nos pa­ra­li­ce el mie­do, por lo que hoy más que nun­ca re­fren­da­mos nues­tro com­pro­mi­so en la de­fen­sa se los de­re­chos hu­ma­nos de nues­tra so­cie­dad”, di­jo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *