Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

MOSCÚ.

El rey de Arabia Saudita tuvo que actuar como plebeyo durante su visita de Estado a Rusia por culpa de una falla en su escalera eléctrica de oro.

Al salir de su ostentoso avión, el monarca Salman Bin Abdulaziz utilizó, como es usual, su lujosa escalera mecánica para descender a la pista del aeropuerto moscovita de Vnukovo, pero algo salió mal y debió hacer el esfuerzo de bajar por su propio pie.

A los pies de la escalera ya lo esperaba el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, quien encabezó la recepción del soberano saudita el pasado miércoles 4 de octubre.

El incidente del rey Salman, conocido por su fastuosidad al viajar, ha sido la comidilla en las redes sociales en los últimos días.

Durante su visita a Rusia, la primera en la historia de un monarca saudí, el gobernante se reunió con el presidente Vladimir Putin, con quien abordó la crisis de Siria, Irak, Libia y el Yemen, además del conflicto palestino-israelí.

En marzo pasado, el rey también fue objeto de burla en internet luego de que circularan varias fotografías en las que aparece rodeado de al menos siete asistentes con paraguas para protegerlo de un chubasco que lo sorprendió durante un viaje oficial a Indonesia.

De acuerdo con reportes de prensa, cada que el jefe del reino saudita hace alguna gira por el exterior lleva consigo una comitiva de al menos mil personas, así como unas 460 toneladas de equipaje, vehículos oficiales y hasta ascensores eléctricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *