Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

A 20 días de la muerte de dos bebés por pasar 15 horas en el interior de un automóvil mientras su madre asistía a una fiesta, autoridades de Texas informaron un nuevo caso de otra mujer que encerró a sus dos hijos en el auto como castigo y los abandonó a su suerte mientras ella fumaba algunos porros de mariguana y cayó vencida por el sueño.

Determinaron que el día del fatídico hecho la temperatura alcanzó los 36 grados centígrados, lo cual ocasionó que al pasar varias horas al interior del vehículo y sin ingerir ningún líquido, los menores, Cavanaugh y Juliet, sufrieran un cuadro de hipertermia que es cuando el cuerpo humano alcanza temperaturas superiores a los 40 grados y sus órganos están en peligro, aunado a que los niños son especialmente vulnerables porque sus cuerpos se calientan entre tres y cinco veces más rápido que los de un adulto.

Desmintieron la primera versión de la madre, identificada como Cynthia Marie Randolph, de que los pequeños jugaban en un cuarto trasero de la casa y hubo un momento cuando no los escuchó más, por lo que empezó a buscarlos por toda la casa y los halló encerrados dentro de su automóvil, en el asiento delantero, asimismo que uno de los menores tenía las llaves y su teléfono en el interior del auto y tuvo que romper una ventana para tener acceso.

Y es que la madre cayó en contradicciones que permitieron a las autoridades del condado de Parker, confirmar que la mujer había dejado a sus hijos encerrados en el auto como castigo por no obedecerla, por lo cual ahora Randolph enfrenta dos cargos por lesiones graves en primer grado a menores y se encuentra detenida en una prisión del condado de Parker, pese a que se le fijó una fianza de 200 mil dólares.

Fuente: E#xcélsior/doh/Foto: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *