Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cuando hablamos de aguacate mexicano, no estamos hablando de un simple alimento.  Estamos hablando de un fruto que está completamente arraigado en nuestra historia y costumbres.  Originario de las zonas altas del centro y del este de México, las evidencias más antiguas de consumo de aguacate provienen de Coaxcatlán Puebla hace 7000 años.

Actualmente, el aguacate se ha convertido en un ícono global de la cultura mexicana que llega a más de 20 países de América del Norte, Europa y Asia lo cual coloca a México como el principal exportador de dicho fruto a nivel mundial.  En términos de producción, se estima que en el país se cosechan 1.8 millones de toneladas, siendo el estado de Michoacán el responsable del 70% de la producción nacional.

Globalmente, el aguacate se ha posicionado como uno de los principales productos de exportación del país ya que llega a destinos como Canadá, Francia, El Salvador, Japón, Estados Unidos y otros. Estos países son los cinco principales destinos de exportación mexicana de aguacate, ya que entre todos ellos registraron en 2016 compras de este producto por 213 millones 640 mil dólares, lo que representa una participación de 95.7% del mercado internacional.

Entre los cinco mercados, irrefutablemente Estados Unidos es el principal consumidor del producto mexicano. La unión americana adquirió en el primer mes de 2017 aguacate mexicano por un valor de 180 millones 166 mil dólares, lo cual significó una participación de 80.9% en relación al mismo periodo en el año anterior.

Al analizar las cifras totales de ventas de aguacate, podemos ver que el fruto reportó ventas por 223 millones 285 mil dólares tan solo enero de 2017; lo cual hace de este cultivo uno de los productos más rentables para México.  Ha sido tal el impacto del aguacate mexicano que el fruto genera ventas por encima de aquellas registradas por el mercado de hidrocarburos, de acuerdo con cifras del año pasado; el petróleo le dejo al país un déficit de 13 mil 163 millones de dólares, mientras que el aguacate reportó un superávit de dos mil 220 millones de dólares.

Las cifras demuestran que este es uno de los mejores momentos para el aguacate mexicano, incluso existen especialistas que empiezan a referirse a este cultivo como “el oro verde mexicano”.

El “oro verde mexicano” es un gran producto ya que refleja nuestra historia, cultura y la excelente calidad de trabajo de los productores mexicanos.

 

Fuente: Dinero en Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *