Publicado en Destacado, NACIONAL.

Han pasado cinco años de la tragedia en la que el niño Fernandito, quien en ese entonces tenía cinco años, sufrió la pérdida de sus ojos a manos de su madre durante un rito satánico, en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México.

Los hechos ocurrieron el 24 de mayo de 2012, cuando María del Carmen le pidió al menor que cerrara los ojos para rezar colectivamente y evitar un terremoto, pero al desobeder el niño, la madre perdió la razón y con una cuchara extirpó los dos globos oculares.

Mi hijo, como se llama su hijo… Fernando. Que edad tiene: cinco años. Quién le sacó los ojos a su menor hijo: Entre mi hermana Lizbeth y yo. En dónde ocurrieron estos hechos. En la cocina de la casa de mi mamá”, aseguró la agresora en entrevista, luego de ser detenida.

Ahora, nadie conoce de manera certera el paradero de Fernandito. Oftalmólogos de la Fundación Dondé, en la que llevaba su tratamiento, dejaron de atenderlo desde hace casi dos años, debido a que su padre dejó de llevarlo.

Desafortunadamente el que más contacto tuvo con él fue el protesista que es quien ha estado más activamente en el manejo de él, la última vez que lo vio fue hace como dos años. Al principio los que llevaban al niño eran los del DIF y en cuanto regresó la tutoría a la familia, quien se encarga del niño es el padre, tiene como dos años que no lo ven”, aseguró José Luis Tobilla Canales, cirujano en oculoplástica del Instituto de Oftalmología.

El especialista recuerda que le sorprendió ver al menor que, pese al dolor y la tragedia, lo único que pedía era que encendieran la luz que habían apagado. Señala que en su trayectoria nunca había visto un caso similar.

En todas las casas de la calle Graciano Sánchez se observa vida, menos en la marcada con el número cinco de la manzana 34, la cual es  invadida por el paso del tiempo, los recuerdos y los olores fétidos. Los vecinos aseguran que el lugar es utilizado por algunos  niños para  jugar y que solo queda el recuerdo. (Excélsior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *